Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA EN 7D

Joaquín Sabina agota las entradas de sus tres recitales en la capital

Ya es Navidad, y algunos rituales se repiten de forma inevitable. El Palacio de Congresos suele acoger a una figura de peso, y este año lo hace con Joaquín Sabina, que va a pasar allí tres noches. Es tiempo también de regresos, y en este caso destacan dos bien distintos: el de Los Ronaldos y el de Franco Battiato. La banda sonora de la película Los chicos del coro viene en boca de sus cantores verdaderos, y en el mismo lugar, el Madrid Arena, se va a disfrutar de uno de los grupos británicos de moda: Franz Ferdinand.

- Sabina. El ex gran calavera regresa a Madrid para dar a conocer las canciones de Alivio de luto, el disco de su recuperación. Joaquín Sabina ha atravesado un largo camino desde el susto que vivió un día de finales del verano de 2001, con sus crisis y depresiones posteriores, hasta sentirse de nuevo en forma para afrontar una gira que le daba pánico. Atrás han quedado los nubarrones y hasta una espantá reciente en Gijón, que él mismo ha positivizado con el poema El primer gatillazo, en el que, con su genialidad habitual, y en rima, pide perdón al público que esa noche se quedó sin verle. Un resfriado de última hora, por haber pasado la noche componiendo a golpes de tragos con hielo que congelaron su garganta, le impidió entonar estrofa alguna.

Madrid y Sabina esperan, y confían, que lo que no se pudo ver en Asturias recientemente se pueda ver ahora en el Palacio de Congresos, donde el cantautor va a pasar tres noches desgranando sus nuevas canciones. Ya no quedan entradas, pues de Sabina, que suele ser todo noticia, también lo es la reedición de la primera biografía que se escribió de él, allá por 1986, cuando apenas empezaba a conocerle el gran público. Ahora titulada Eso será poesía, Sabina antes de Sabina, su autor, el periodista Maurilio de Miguel, no ha añadido nada de estos últimos años, salvo una pequeña entrevista con el cantante y un nuevo prólogo de aproximación al personaje 20 años después.

- Regresos sonados. Hace justo un año, Los Ronaldos se reagruparon para celebrar el 25º aniversario de la sala madrileña El Sol. El gustazo y la sensaciones vividas en aquellas jornadas les llevaron después a una pequeña gira de puro placer, con la intención de pasarlo bien y sin hacer promoción ni meterse en la rutina de las entrevistas. Si os vais no volváis, Adiós papá, Saca la lengua, Sabor salado, Idiota y Ella es el gurú, piezas de su repertorio, volverán a sonar ahora.

Regresa también el italiano Franco Battiato para ofrecer un concierto en el que se mezcla la música clásica, el pop de vanguardia, la meditación zen y la energía del trance sufí. Desde el verano de 2003, que lo hizo en Pozuelo, Battiato no pisaba un escenario de Madrid.

- Para construir esperanza. Antes que nada conviene aclarar, para no confundirlo con el Madrid Arena, que desde el pasado jueves la sala Arena ha pasado a llamarse Heineken. Situada en los bajos de la Torre de Madrid, remozada y redecorada en verde, la nueva sala acoge esta semana a José Luis Jiménez y Lele Laínez, piezas fundamentales de Topo y Asfalto, grupos pioneros del rock español de los años setenta.

Y como toda nueva aventura lleva consigo la ilusión, en la primera semana completa de la sala Heineken como tal destaca la velada en la que se van a juntar una nutrida representación de raperos y poetas españoles. El rap lo ponen El Chojín y Nach, mientras que poetas reconocidos como Félix Grande o Ángel García López completarán este encuentro, que nace con el título de Versos prestados y el subtítulo Rap y poesía para construir esperanza. En el mismo nuevo espacio tendrá lugar una nueva fiesta de Stereoparty, el recopilatorio anual, convertido ya en un clásico, que cada Navidad recopila lo mejor del pop independiente del año. Algunos de los artistas que en él se incluyen, como L-Kan o S.P.A.M., actúan en esta fiesta que se ha hecho imprescindible.

Por su parte, en el Madrid Arena, que es el nombre actual del remozado, y ahora cubierto, Rockódromo de la Casa de Campo, se dan estos días dos conciertos bien distintos. Uno es el de los niños cantores reales que pusieron sus voces a la banda sonora de la película Los chicos del coro; y otro, el del grupo escocés Franz Ferdinand, conocido masivamente por su canción Take me out y por haber teloneado a U2 el pasado verano en el estadio Vicente Calderón.

Las de Sergio Makaroff, Josele Santiago, Jay Jay Johanson, Esmeralda Grao, Venus, Racalmuto o The New Demolators son otras actuaciones interesantes en una Navidad cargada de ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de diciembre de 2005