Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Fondos cubiertos por seguros de vida

Compran con descuento pólizas a los ancianos para recobrar rentabilidad e inversores perdidos

Los fondos de cobertura están buscando un bálsamo a los males que arrastran desde hace meses en EE UU, pérdidas multimillonarias y retirada masiva de los inversores, y parecen haberlo hallado en los seguros de vida. Su táctica es comprar a personas de la tercera edad pólizas con descuento y seguir pagando las primas para embolsarse el valor total seguro tras el fallecimiento del asegurado.

La rentabilidad media anual de los fondos de cobertura ha caído a un mínimo del 3% tras exceder el 20% seis veces en la década de los noventa

Para Michael Mandell, dirigir un fondo de cobertura es una cuestión de vida o muerte. Después de que los inversores le retirasen el 90% de unos activos por valor de 80 millones de dólares en sus fondos New Aquarian desde 2004 debido a la encarnizada competencia en el sector, Mandell buscó inversiones no elegidas por sus rivales. Creó una nueva sociedad, LSF Investment Fund LCC, y entró en el negocio de los seguros de vida.

Otros fondos de cobertura de EE UU han recurrido a la misma táctica: comprar a personas de la tercera edad pólizas con descuento y seguir pagando las primas para poder embolsarse tras su fallecimiento la totalidad del seguro de vida. Con el nuevo negocio puede que estos fondos, que están explorando fronteras como la financiación de películas o la compra de obras de arte, mejoren su rentabilidad y atraigan nuevos inversores.

"La rentabilidad de las estrategias más tradicionales ha caído en los últimos años", señala Mandell. La rentabilidad media anual de los fondos cobertura se ha desplomado a un mínimo del 3% desde 2000 tras exceder el 20% seis veces durante la década de los años noventa, según señala HFR Asset Management, firma de Chicago que estudia el sector. Al mismo tiempo, creció el número de fondos, desde 3.873 en todo el mundo en 2000 a 8.532 el 30 de septiembre de 2005, según HFR.

Suneet Kamath, analista de la firma de estudios de mercado Sanford C. Bernstein, dice que el negocio de los seguros de vida podría alcanzar los 160.000 millones de dólares en los próximos años desde los 13.000 millones contabilizados en marzo. La generación de los baby boomers (los que nacieron durante el boom demográfico entre 1946 1964) y una mayor aceptación de este tipo de contratos podría impulsar el crecimiento del sector, dice Kamath. Una nueva norma contable que permite a los gestores evitar grandes pérdidas comprando pólizas de vida está favoreciendo el negocio.

Las aseguradoras, sin embargo, no están muy contentas con este nuevo negocio puesto que no es probable que los fondos de cobertura permitan que las pólizas expiren, lo que las obligará a desembolsar pagos importantes que podrían haber evitado. Las aseguradoras dicen que aproximadamente expiran un 35%, una cifra acumulada que los proveedores de contratos de seguros de vida elevan al entorno del 80%.

John Skar, actuario jefe de Massachusetts Mutual Life Insurance, dice que las comisiones que cobran las gestoras por este tipo de contratos roban a los asegurados gran parte del valor de la venta. "Los costes que conlleva la venta de una póliza de vida son muy altos", dice Skar, y cita un estudio de la Universidad de Connecticut. "Al vender la póliza se destruye entre un 50 y un 75% de su valor".

Estos contratos de compra de seguros se basan en la premisa de que muchos individuos ya no quieren, necesitan o pueden permitirse seguir manteniendo las primas de las pólizas de seguro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005