_
_
_
_

Las Cortes rechazan la pretensión del Consell de cambiar una ley mediante una fe de errores

La decisión de la Mesa crea malestar en el Grupo Popular y la Consejería de Territorio

La Mesa de las Cortes Valencianas, que cuenta con mayoría del PP, rechazó ayer la pretensión del Consell de modificar la ley de Ordenación del Territorio (LOT) mediante una "corrección de errores" en el articulado de la ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat. La negativa de la Mesa a tramitar la petición del Consell generó malestar en el Grupo Popular y en el propio Ejecutivo valenciano, especialmente en la Consejería de Territorio y Vivienda, que intentaban responsabilizar a la oposición de la desastrosa tramitación legislativa de la LOT.

El PSPV dice que es un "revolcón" al Ejecutivo y EU pide el fin de las 'blascadas'
Más información
El limbo jurídico y el dilema legislativo

La Mesa de las Cortes Valencianas, integrada por los populares Julio de España, Maira Barrieras, Juan Manuel Cabot y el socialista Joaquim Puig -Carmen Ninet, del PSPV, no pudo acudir-, acordó ayer por asentimiento denegar la petición del Consell de cambiar una ley en tramitación parlamentaria por medio de una "corrección de errores".

El presidente de las Cortes, Julio de España, reclamó el informe jurídico que concluye que, en la actual fase de tramitación de la ley, es imposible aceptar la petición del Consell porque generaría indefensión en los grupos parlamentarios. Fuentes de la Mesa indicaron que el rechazo se realizó sin entrar a analizar siquiera el contenido de la "corrección de errores". Según estas fuentes, sólo la vicepresidenta Barrieras (afín a Camps) propuso estudiar el asunto con más calma y posponer la decisión una semana más, pero finalmente desistió ante la opinión de letrado y del resto de miembros de la Mesa.

El rechazo de la Mesa a tramitar la "corrección de errores" representa un auténtico mazazo para el Consell, y en especial para el consejero de Territorio, Rafael Blasco, que el pasado jueves indicó que si las Cortes no aceptaban sus enmiendas todavía le quedaba por jugar "una última carta", que previsiblemente consistirá en un proyecto de ley para modificar la LOT en sólo dos artículos. Blasco emitió ayer una dura nota arremetiendo contra el PSPV, al que acusó de "boicotear la aplicación de la Ley de Ordenación del Territorio". Sin embargo, el Grupo Socialista no tuvo ayer opción de rechazar la "corrección de errores" en la Junta de Portavoces, porque fue la propia Mesa de las Cortes, controlada por el PP, la que tumbó la pretensión del Consell.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz adjunto del Grupo Popular Rafael Maluenda -el titular Serafín Castellano estuvo ausente- reconoció su "sorpresa" por el rechazo de la Mesa a la petición del Consell. "No conozco ningún escrito que se haya planteado a la Mesa de las Cortes y se devuelva a su origen", dijo Maluenda "con el máximo respeto a este órgano en el que hay una mayoría de mi grupo parlamentario". Maluenda, que tuvo que realizar malabarismos dialécticos para encontrar argumentos que no se volviesen en contra del PP, añadió que en la decisión de la Mesa de las Cortes "no ha habido mala fe en ningún momento". Achacó la decisión a una posible "falta de coordinación, interpretación o entendimiento".

El representante del Grupo Popular insistió en que el escrito del Ejecutivo debería haberse discutido en la Junta de Portavoces para que estos tuvieran conocimiento formal de la iniciativa y "actuaran en consecuencia". Sin embargo, Maluenda complicó todavía más el asunto al señalar que su grupo también iba a rechazar la "corrección de errores" propuesta por el Consell. "Sé cuándo es una modificación sustancial y cuando es una corrección de errores", dijo. Una afirmación que desmiente también el argumento del consejero Rafael Blasco de que se trataba de modificaciones de carácter técnico.

El portavoz adjunto del Grupo Socialista Andrés Perelló indicó que la no admisión de la corrección de errores supone "un revolcón que le pega la Mesa al Gobierno valenciano".

Más explícito fue el portavoz adjunto de Esquerra Unida-L'Entesa, Joan Antoni Oltra, que reconoció su "satisfacción porque el intento de Blasco de colar una reforma sustancial de la LOT vía corrección de errores no irá adelante ya que, al igual que la oposición, la propia Mesa la ha considerado una barbaridad". "Ya está bien de blascadas de este tipo y de este abuso permanente que está haciéndose del Parlamento valenciano", dijo Oltra.

El vicepresidente del Consell, Víctor Campos, evitó hacer declaraciones y abandonó la Junta de Portavoces antes de que concluyese.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_