Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

París lanza una 'CNN a la francesa' para competir en información

El canal CFII está participado al 50% por la televisión pública y TF1

Francia tiene ya su propia CNN. La televisión pública France Télévision y la privada TF1 se han unido para lanzar CFII, un canal de información continua que entrará a formar parte del pequeño club de los operadores mundiales de noticias y competirá con la todopoderosa CNN estadounidense, la británica BBC o la árabe Al Yazira. CFII nace con un presupuesto, con cargo al Estado, modesto: 15 millones de euros para este año y 65 para 2006.

Tres años y medio después de que el presidente Jacques Chirac expresara su deseo de poner en marcha un canal de televisión de información continua que "difundiese por todo el mundo los valores de Francia y su punto de vista", ese deseo se materializa en un extraño matrimonio de intereses entre la televisión pública -France Télévision - y el canal privado TF1, el de mayor audiencia, cada uno de ellos propietario del 50% de la Chaîne Française d'Information Internationale (CFII) después de haber desembolsado 18.500 euros.

La CFII deberá comenzar a emitir a finales del 2006, y lo hará en todo el mundo, aunque empezará por cubrir el territorio europeo, África y Oriente Próximo. La lengua de difusión será el francés, pero enseguida se sumarán versiones inglesa y árabe y, un poco más tarde, española. Los modos de difusión previstos son el cable, satélite e Internet. En Francia se desconoce si la CFII podrá utilizar el sistema digital terrestre.

Para su lanzamiento, CFII contará este año con 15 millones de euros y con una subvención de 65 millones para 2006, que aumentará hasta 75 millones con vistas a 2007. El dinero lo aportará el Estado. Este presupuesto puede compararse con los 500 millones de euros que costó el funcionamiento de CNN durante 2004.

Para poder satisfacer su ambición mundial, CFII aprovechará los servicios que ofrecen las delegaciones o corresponsalías del grupo público de televisión, en territorio metropolitano o en el extranjero, así como las de TF1 o las de la agencia France Presse. En sus inicios, la citada agencia y la televisión y las radios públicas debían ser los agentes sobre los que poner en marcha la CFII, pero eso no satisfizo a TF1, políticamente muy próxima al poder y propietaria de LCI, una canal de información continua en francés que ha resultado ser una buena experiencia. Para TF1, la CFII aparece como una competencia pública, estatal y gubernamental de una televisión privada que se ha ganado la condición de canal de referencia a pesar de su audiencia restringida.

Según el ministro de Cultura, Renaud Donnedieu de Vabres, que hizo saber que el primer ministro, Dominique de Villepin, había firmado el pasado martes la convención que ponía en pie la CFII, esta cadena "tendrá por objetivo ofrecer una información pluralista sobre la actualidad mundial prestando una especial atención a la europea y multilateral, al mismo tiempo que una obertura sobre la cultura francesa y los debates de sociedad". El ministro no precisó cuál de los dos socios ejercerá la presidencia de CFII, aunque todos los datos indican que la línea editorial la fijará France Télévision mientras que la gestión quedará en manos de TFI defendiendo así sus intereses en LCI.

Francia ya cuenta con un canal generalista francófono, TV5, que hermana esfuerzos públicos franceses, belgas, suizos y de Québec y que llega cada día a 160 millones de hogares y ofrece un número muy importante de informativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005