Reportaje:FÚTBOL | Quinta jornada de la Liga de Campeones

Gimnasio y mucho sufrimiento

Raúl espera recobrarse "en tres o cuatro meses" sin visitar el quirófano, que le excluiría del Mundial

El Madrid se ha quedado huérfano. Raúl, su capitán, está lesionado. Tiene roto el menisco externo y, parcialmente, el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. También se ha desgarrado la cápsula postero-externa de la rótula. El delantero, santo y seña en los últimos once años, abandona el equipo en sus horas más bajas, tras la derrota ante el Barcelona (0-3) y con el liderato del grupo de la Champions en juego, hoy, contra el Olympique de Lyón. Quizá por eso, consciente de lo que significa en el Madrid, Raúl estuvo ayer en la ciudad del madridismo de Valdebebas, armado con sus muletas, de negro y sin apoyar el pie izquierdo sobre el suelo. Quizá por eso visitó a sus compañeros en la privacidad del vestuario. Y quizá por eso, acompañado de Ginés Carvajal, su representante, anunció que espera estar "dando guerra en tres o cuatro meses", que por ahora "descarta" que le operen y que se ve "jugando el Mundial".

"Me veo a final de temporada ganando un título con el Madrid y jugando en Alemania"

No está tan claro. "Cuando golpeé, escuché un crac y me asusté muchísimo. Practicamente, desde mañana me voy a poner a trabajar, aunque en las dos próximas semanas habrá que esperar a que se quite la inflamación, a que sienta la rodilla como antes y a ver cómo evoluciona", explicó el delantero. "Entonces será el momento de volver a tomar decisiones", añadió.

El enemigo tiene un nombre: operación de ligamentos. Raúl no quiere pasar por el quirófano porque entonces estaría de baja unos siete meses y peligraría su participación en la Copa del Mundo de Alemania 2006. Por eso el equipo médico del Madrid, encabezado por el doctor Alfonso del Corral, ha optado por el tratamiento más conservador posible: cuando baje la inflamación de la articulación, llegará el momento del gimnasio, las pesas y el sufrimiento. Mucho sufrimiento: "Nos basamos en el carácter de la persona; un jugador pusilánime lo tendría más difícil", dijo el médico. A Raúl le esperan los fisioterapeutas, además de uno y mil ejercicios para fortalecer el cuádriceps y los isquiotibiales, los músculos que deben asegurar la estabilidad de su articulación dañada. El objetivo: que se recupere "en dos meses". La consecuencia: en principio, no será sometido a una artroscopia para realizarle una "meniscectomía" que solucionase su lesión de menisco, pues eso alargaría su periodo de recuperación hasta los "tres meses".

Tanta precaución, sin embargo, podría no ser suficiente. "No hay que ser extremadamente optimistas ni extremadamente pesimistas", dijo Del Corral, que explicó que la rodilla del jugador está "inflamada", pero "sin signos de derrame, lo que corrobora la impresión de que es estable". Las buenas noticias acaban ahí. "La medicina no es una ciencia exacta", avisó; "dejamos todas las puertas abiertas [en referencia a una operación de ligamentos] en función de la evolución de la rodilla. Creemos que ninguna de sus lesiones requiere intervenir ahora, lo que no lo excluye en el futuro. Tenemos esperanzas de que la rodilla se pueda salvar sin cirugía, aunque no lo podemos afirmar con rotundidad".

Raúl no quiere pasar por el quirófano. Piensa que puede recuperarse sufriendo. Y no quiere ni pensar en perderse el Mundial, que comenzará en junio. "Sí, claro, he pensado en él", reconoció ayer; "hubo momentos en los que pensé que podía ser para largo. Todavía no está descartado, pero las probabilidades de que me lo pierda son menores que las de que vuelva. "Me veo a final de temporada ganando un título con el Madrid y jugando el Mundial. De momento, no hay periodos [de recuperación], pero se han establecido tres o cuatro meses para que la rodilla vaya cogiendo fuerza. Luego, si no hay juego de rodilla, tendré que operarme", agregó.

A estas alturas, pocos días después de que Raúl se lesionase el sábado pasado al disparar a puerta durante el partido Madrid-Barça, nadie está del todo seguro del alcance de su lesión. Los médicos del Madrid están consultando a varios expertos extranjeros. Los expertos están estudiando los informes. Todos coinciden en que las lesiones que sufre el delantero son "complejas". Y Raúl, el capitán de un equipo a la deriva, recuerda a todos que lo importante es no precipitarse: "Hay que estar tranquilos e ir paso a paso".

Raúl, ayer, junto al doctor Alfonso del Corral.
Raúl, ayer, junto al doctor Alfonso del Corral.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS