Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Moustaphá Akkad, director de cine y productor de 'La noche de Halloween'

El cineasta de origen sirio Moustaphá Akkad, productor de la serie de películas de terror La noche de Halloween y ocasional director de filmes de calidad como Mahoma, mensajero de Dios y El león del desierto, murió el pasado viernes a causa de las heridas que sufrió en uno de los atentados suicidas que tuvieron lugar contra tres hoteles en Ammán, la capital de Jordania.

Akkad tenía 75 años; su hija, Rima Akkad Monla, de 34, también resultó muerta. Ambos habían acudido a Jordania para asistir a una boda en el hotel Radisson SAS.

Moustaphá Akkad había nacido en la ciudad de Aleppo, en el norte de Siria, en julio de 1930; llegó en el año 1950 a California, donde se graduó en Teatro, y sus primeros pasos en el mundo del cine llegaron de la mano del director Sam Peckinpah, con quien trabajó como asistente de dirección en el memorable western Duelo en la alta sierra (1962).

Lamentablemente, el grueso de la posterior carrera cinematográfica de Akkad se desarrollaría por terrenos puramente comerciales, en especial en su labor como productor.

En el terreno de la dirección, sólo llegó a firmar tres películas, entre las que destacan dos serias aproximaciones a la historia del islam: la notable Mahoma, mensajero de Dios (1976), encabezada por Anthony Quinn e Irene Papas, y El león del desierto (1981), apoyada también en el mismo dúo de actores. Sin embargo, la primera de ellas supuso para Akkad un serio conflicto con algunos grupos radicales de musulmanes norteamericanos, que declararon el filme sacrílego e incluso llegaron a protagonizar actos violentos para exigir que la película fuera prohibida en todo el país.

El león del desierto también podía considerarse, en cierto modo, una película militante en la que Akkad elaboraba un detenido retrato de la figura de Omar Mukhtar, líder de la resistencia libia ante los italianos entre 1911 y 1931.

Como productor, Moustaphá Akkad saltó a la fama gracias a su trabajo en las ocho películas que forman la serie de filmes de terror La noche de Halloween.

El estreno de la primera de ellas, dirigida por John Carpenter en 1979, fue el inicio de un jugoso filón que tanto Akkad como la propia industria norteamericana supieron explotar convenientemente.

Se filmaron sucesivas entregas a lo largo de casi 25 años, en detrimento de su calidad artística; amén de suponer el inicio de una nueva concepción comercial del cine de terror para adolescentes, que se traduciría en filmes como Viernes 13 y Pesadilla en Elm Street.

Sin embargo, Moustaphá Akkad siempre sostuvo que eligió trabajar en este género por sus constantes dificultades para encontrar financiación para sus películas religiosas.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2005