Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:LUIS RAMOS PARDO

En la muerte de nuestro amigo

Esta vez no pudo con ella. Sí que lo hizo en 1977. Luis, nuestro compañero que sobrevivió a la matanza de Atocha, hace casi 30 años. Y nos ha dejado en una fría mañana de este otoño madrileño. Con él desaparece nuestra referencia más precisa de la vida tras Atocha. Pero es el destino de todos. Luis -Luis Ramos Pardo- llenó su vida de una plena dedicación a la construcción del Estado de derecho en nuestro país. Del amor pleno por sus hijos y por Carmela, querida Carmela, con su cariño, su lógica, su ternura.

Primero, en el despacho de Españoleto y en el de Torrejón, dedicado a los barrios, a Comisiones, al partido, al movimiento ciudadano desde el despacho de Atocha. Allí recibió con Lola, con Miguel, con Alejandro, las ráfagas de muerte que no le tocaron. Y ahora nos deja en este vacío de frías estrellas. Desde su último despacho del barrio de Iglesia.

Su muerte, pocos días después de la de Jacobo Echevarría, también vinculado a los primeros abogados laboralistas de Madrid, es un trallazo en la sed de vida que tenía y que necesitamos. Nos ha vuelto a dar la muerte ese acoso incesante.

Luis ocupará para siempre un espacio en nuestros corazones. Los barrios de Madrid están de luto nuevamente. También los lugares en los que vivía. Desde el paseo de la Castellana hasta la sierra de Madrid.

Echaremos de menos, con Carmela, José y Juana, tu limpia y delgada humanidad de energía para la libertad, Luis.

Atropelladamente,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de noviembre de 2005