Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Aquí no hay quien viva' regresa a Antena 3 con nuevas tramas después de cuatro meses de reposiciones

Después de cuatro meses ininterrumpidos de reposiciones, esta noche regresa a Antena 3 Aquí no hay quien viva (21.45) con "nuevos guiños y contenidos", en palabras de Teddy Villalba, director de ficción de la cadena. Assumpta Serna y Roberto San Martín (Habana blues) se incorporan a la ficción en los papeles de Marta y Yago.

Marta es la presidenta de una comunidad de un inmueble cercano que entablará relación con Juan Cuesta (José Luis Gil) y le provocará una crisis existencial. Para Serna, trabajar en una serie cómica le parece "vigorizante para el espíritu". Yago encarna al nuevo novio de Lucía (María Adánez), "un tipo apasionado y extremista", tal como explicó ayer el propio San Martín.

La vuelta de "la serie de mayor rentabilidad de la televisión española", según Villalba, hasta el punto de que las reemisiones han cosechado una media del 26% de cuota, prepara una sorpresa. Esta temporada, los guionistas de la productora Miramón Mendi, con los hermanos Alberto y Laura Caballero a la cabeza, recuperarán a Paloma Cuesta, papel que originariamente representó Loles León. La mujer del presidente de la comunidad despertará del coma y lo hará en el cuerpo y en la voz de otra actriz, cuyo nombre no han querido desvelar. Para Alberto Caballero, "el personaje de Paloma Cuesta pertenece a los creadores y lo utilizaremos siempre que el juego dramático lo necesite". "No creo que entre en colisión con los derechos de Loles León", añadió.

La actriz catalana, que ahora está embarcada en la nueva ficción de TVE Fuera de control, se siente un poco molesta por la decisión. "Me parece engañar y despistar al público. No entiendo por qué Miramón Mendi juega al equívoco si no necesita para nada el personaje de Paloma con esas superaudiencias que tiene".

Loles León abandonó Aquí no hay quien viva porque no le gustaba "la forma de trabajar". "Terminábamos tardísimo y nos daban los guiones, ocho o nueve folios, a última hora de la noche con la obligación de tenerlos aprendidos por la mañana. Acabé estresada". Asimismo dice que pidió "más dinero" como "estímulo para compensar el esfuerzo", pero al final no se llegó a un acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005