FÚTBOL | Décima jornada de Liga

Luxemburgo: "No quise que Robinho tirase el penalti"

El técnico reconoce que quiso proteger a su jugador tras haber fallado un lanzamiento

El partido del Madrid se decidió en dos penaltis. El primero lo lanzó Robinho con un toque sutil, y lo falló. El segundo fue un bombazo de Roberto Carlos, al medio, y entró. El Madrid hizo poco más. Y su técnico, que está en todas, alteró la lista de lanzadores sobre la marcha. Vandelrei Luxemburgo no vio el lanzamiento de Robinho. Mientras el pequeño jugador de São Paulo golpeaba la pelota con su pie derecho, Luxemburgo hablaba con Guti en la zona técnica. Cuando levantó la vista Robinho regresaba cabizbajo y César agarraba el balón victorioso.

"El que decide soy yo", proclamó ayer Luxemburgo, tras el partido. "¡Que nadie tenga una duda sobre eso! He sido yo quien le he dicho a Roberto Carlos que tire el penalti". Al ver el fallo, y al ver que el árbitro, Muñiz Hernández, pitaba otro penalti a favor del Madrid, el técnico brasileño ordenó a Roberto Carlos que relevase a Robinho de su cargo de lanzador oficial. Roberto Carlos acudió a convencer a su compatriota y por poco no lo consigue. Tuvo que impedir una insurrección en el punto de penalti. Robinho quiso patear la pelota. Al final, se fue resignado.

"La afición es exigente. No le preocupa que tengamos lesionados", dice el técnico

Más información

"Lo bueno es que Robinho se ha enfadado porque no pudo tirar el segundo", dijo Luxemburgo, optimista. "Ha demostrado carácter y eso me ha gustado. Pero yo he preferido que no tirase. Porque era un partido muy importante y corría el riesgo de equivocarse dos veces. Si al final perdíamos habría sido malo para él. Por eso mandé a Roberto Carlos tirarlo".

Temeroso de romper la moral de su delantero, Luxemburgo hizo un movimiento acertado. En cuanto al juego del equipo, el técnico lo valoró. Dijo que lo importante no era mandar en los partidos, sino ganarlos con garra. "Los tres últimos partidos [Betis, Rosenborg y Zaragoza] han sido positivos porque hemos peleado. El equipo está cansado de los viajes y de todos los partidos seguidos que hemos jugado. Hoy los jugadores están contentos porque han dado el máximo. Han tenido paciencia, equilibrio, y no se han equivocado provocando una expulsión. El Zaragoza vino claramente a buscar el contragolpe y la jugada a balón parado".

"No es la primera vez que pitan al equipo aquí desde que yo estoy", comentó el entrenador madridista. "La gente es así. Muy exigente. No se preocupa de que tengamos seis o siete lesionados. Sólo quiere ganar y jugar bien. Pero lo que tenemos que hacer ahora es mantener el equilibrio. A mí no me incomoda que me piten".

El entrenador del Zaragoza opinó al revés que su homólogo madridista. "El Madrid no aprovechó sus oportunidades, sino sus penaltis", dijo Víctor Muñoz. "Son jugadas donde el árbitro ha visto penaltis y los ha pitado. El primero creo que ha sido penalti indudable. El segundo, desde mi zona, no lo he visto. El árbitro estaba en el medio campo también y parece que tenía voluntad de pitarlo. Con éste, hemos perdido tres partidos por penaltis. Nos han pitado cinco y ninguno a favor. Es difícil asumir esto después de haber trabajado tanto por hacer un buen partido aquí en este campo tan difícil. Hemos hecho un partido aceptable, le hemos planteado cara al Madrid, y nos han compensado con dos penaltis. Nosotros sólo nos hemos echado atrás en 20 minutos del primer tiempo, pero cuando salíamos, salíamos con peligro. El Madrid tampoco llegaba con claridad. Llegaba en situaciones in extremis".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de noviembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50