La Fiscalía pide archivar la investigación sobre una muerte en el embalse de Cortes

La Fiscalía ha solicitado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Requena número uno el archivo de las diligencias de investigación de una repentina avenida de agua desde el Embalse de El Naranjero -propiedad de Iberdrola- que causó la muerte de un vecino de Albal, que había ido al lugar a pescar, en junio de 2004.

El departamento fiscal entiende, tras más de una año de investigación, que no es posible determinar quién accionó el interruptor que abrió una compuerta y permitió el inadvertido vertido de caudal ecológico hasta soltar 400.000 metros cúbicos de agua. Y señala que el funcionamiento de la instalación, dentro del complejo de Cortes de Pallás funcionó a la perfección. Aunque el informe fiscal recoge que había elementos afectados (un interruptor fundido, por ejemplo), ninguno de ellos tiene que ver con la avenida de agua que atrapó en total a cuatro vecinos, dos de ellos menores. Más aún, el mismo escrito fiscal donde se solicitó hace dos semanas el archivo de la causa, señala también que hubo una concurrencia de culpa de las víctimas porque hasta llegar a la orilla del río, muy próximo a la salida de agua del embalse, circularon por una zona en la que tres señales indicaban "zona peligrosa", "prohibido el paso a vehículos" y finalmente "prohibido el paso a las personas".

No hay pruebas

El ministerio público entiende que es imposible determinar quién de los cuatro operarios de la empresa Securitas, contratada por Iberdrola, que aquella tarde se encontraban en el lugar de la instalación que controla los movimientos en el embalse, accionó involuntariamente el interruptor. Esos operarios trabajaban cuando ocurrieron los hechos por encargo de la eléctrica precisamente para aumentar la seguridad y evitar el acceso de intrusos. El día de los hechos, 23 de junio de 2004 a las 17.45, la instalación estaba abierta y no se descarta la posibilidad de que un extraño a la compañía de seguridad pudiera haber intervenido. No quedaron huellas válidas para determinar autoría alguna. No hay pruebas para señalar un autor.

En la investigación de la causa participó la Universidad Politécnica de Valencia con un informe técnico sobre el funcionamiento de la presa. Según este informe, la avenida de agua no pudo producirse de otra forma que accionando el interruptor. Ya en su momento, el informe preliminar de Iberdrola señaló 24 horas después de los hechos, que la apertura de la compuerta de desagüe no podía haberse realizado más que con "el accionado del interruptor". Y, además, que "ni la compuerta ni el mecanismo de apertura y cierre presentaban signos aparentes de rotura o de fallo de funcionamiento".

La familia de Ángel Torralba, el fallecido, ha cobrado una indemnización, al igual que las otras tres personas que le acompañaban y que resultaron heridas, según fuentes de la Fiscalía. A mediados de octubre renunciaron a las acciones penales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción