Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Luis Monreal y Tejada, historiador

El historiador Luis Monreal y Tejada (Zaragoza, 1912) falleció ayer en Barcelona.

Fue Monreal y Tejada, aragonés afincado en Cataluña, un historiador polifacético, pero sus principales aportaciones residen en el estudio de los castillos. Varias son las obras que publicó sobre este tema, aunque seguramente lo más trascendente sean los tres volúmenes de Els castells medievals de Catalunya (1955-65), que abordó mano a mano con Martí de Riquer y contando con la colaboración de diversos historiadores.

Su Diccionario de términos de arte (1992) es muy consultado, pues recoge los amplios conocimientos que reunió a lo largo de su vida sobre este tema, y en su ancianidad publicó todavía obras importantes como Iconografía del cristianismo (2000) o Las orillas del arte (2003), en la que abordaba todos esos aspectos colaterales del arte que él conocía perfectamente -mercado, restauración, tasación, falsificación...- y que a menudo el historiador esquiva, a causa seguramente de una visión demasiado sacralizada de la cultura.

Sin duda Monreal perteneció a la rama más culta del franquismo y no dejó de frecuentar lo que quedaba de la domesticada cultura catalana en los años de posguerra. De sus libros tal vez el más vivo sea Arte y Guerra Civil (1999), que recoge sus recuerdos -todavía beligerantes después de tantos años- como Comisario del Patrimonio Artístico Nacional, con jurisdicción en Cataluña, Valencia y Baleares. Desde este puesto llevó a cabo una tarea muy importante en favor del patrimonio cultural.

Se dedicó intensamente al lado práctico del conocimiento del arte, y su doble condición de licenciado en Historia y en Derecho hacía de él un gran profesional en los aspectos jurídicos del mundo artístico, como lo era también en el asesoramiento de coleccionistas e inversores. Siempre vio claro que el historiador del arte había de contar con la complicidad del anticuario, pues sólo por las manos de éste pasan muchos de los objetos esenciales sobre los que trabajar. Tenía además un don especial para la divulgación cultural, y sus más de dos mil conferencias acercaron a públicos muy diversos al mundo del arte.

Fue todo lo contrario a un especialista; pertenecía a un tipo de historiador del arte, hoy infrecuente, que tenía una visión general de su medio, fruto de un contacto muy prolongado, a lo largo de muchos años, con las propias piezas y sus problemas. Por ello, pudo abordar con gran éxito la adaptación española (1966-67) de una de las obras más completas y esclarecedoras que se publicaron en el siglo XX sobre la historia general del arte: El arte y el hombre, planeado y dirigido por René Huyghe, de quien precisamente Monreal había recibido la Dama de Elche y otras obras devueltas a España por la Francia de Pétain, en 1941.

El hijo del historiador, Lluís Monreal i Agustí, también historiador y arqueólogo, es el actual director del Aga Khan Trust of Culture.

Francesc Fontbona es historiador del arte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005