Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN FERNANDO LÓPEZ AGUILAR | Ministro de Justicia | LA PRIMOGÉNITA DE LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS

"No hay prisa. La sucesión está garantizada"

De visita en Israel, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, atiende a EL PAÍS durante su traslado en coche de un acto a otro.

Pregunta. ¿Se deberán acelerar los trámites de reforma de la Constitución por el nacimiento de la infanta Leonor?

Respuesta. La respuesta es no. La reforma de la Constitución está puesta en marcha como cumplimiento de un compromiso contraído por Zapatero y el Gobierno. Y además está activado, ha sido sometido a consulta del Consejo de Estado y tiene cuatro objetos que queremos acometer simultáneamente. Se corresponden con puntos que desde hace tiempo merecen una operación de modificación escueta y específica del texto literal del artículo respectivo de la Constitución: Europa, comunidades autónomas, Senado y sucesión de la Corona, cada uno de los cuales se corresponde con una valoración política, de conveniencia, y además de garantía de que podemos acometerlo y resolverlo con éxito. El nacimiento de doña Leonor no supone ninguna prisa adicional, ningún apremio adicional. Primero porque la sucesión a la jefatura del Estado está garantizada en la persona de don Felipe, que es el príncipe de Asturias, y así seguirá siendo hasta que sea Rey. Segundo porque en España las mujeres pueden reinar. A menudo existe en España la falsa apreciación de que estuviera vigente la Ley Sálica, y no es verdad. Las mujeres pueden reinar, lo que sucede es que en la misma línea y en el mismo grado de sucesión, habiendo hombres y mujeres, el primer varón nacido es preferido con respecto de la primera mujer nacida. Eso es lo que en aras de la reafirmación del principio de igualdad y su significado profundo se quiere remover.

"El nacimiento de doña Leonor no supone ninguna prisa adicional, ningún apremio adicional" "Esperamos que el PP sepa estar a la altura y atienda a las cuestiones puestas en la agenda de la reforma"

P. ¿Se puede plantear algún problema jurídico si los Príncipes tienen otro hijo y es varón y la Constitución no está cambiada?

R. No. Porque no hay problema jurídico que la Constitución no pueda resolver. Y le corresponde a la Constitución y a su reforma iluminar el criterio de cualquier cuestión o duda que pueda plantearse al respecto. En la medida en que las Cortes hagan bien su trabajo de modificación precisa de la redacción del artículo 57 de la Constitución, la propia Constitución establecerá su régimen de proyección de futuro y de vigencia y, por supuesto, la afectación de los derechos sucesorios incorporados al registro de la familia real, y que tengan algún título de sucesión de la Corona. Por tanto, la propia Constitución es la que puede resolver cualquier duda al respecto. A menudo se me pregunta si esto afectaría al príncipe Felipe. La respuesta es que no porque el príncipe Felipe ya asumió su calidad de príncipe de Asturias al cumplir su mayoría de edad y ya prestó juramento ante el Congreso. Ya lo hizo, por tanto él ya es heredero de la Corona. En cuanto a sus propios hijos, a su sucesión, será la Constitución la que establezca, en el caso de que tenga más hijos y alguno sea varón, a qué régimen jurídico quedará sujeta esa generación.

P. ¿Si el PP se niega a una reforma global de la Constitución en esos cuatro aspectos, pero apoya la reforma del título referido a la sucesión de la Corona, ustedes estarían dispuestos a promover una reforma de la Constitución limitada a ese capítulo?

R. Creemos que las cuestiones constitucionales merecen el más amplio consenso posible. Esperamos que el PP, una vez más, sepa estar a la altura de sus responsabilidades democráticas y ante la ciudadanía atendiendo a las cuestiones que, de acuerdo con las mayorías parlamentarias que las Cortes dibujaron el 14 de marzo, están puestas en la agenda, que incluyen no sólo ese punto, sino otros. La incorporación de Europa, el nombre de las autonomías, y el Senado, a ver si de verdad podemos convertirlo realmente en una cámara eficiente de integración territorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2005