Crítica:CLÁSICACrítica
i

Creación dual y unificada

La creación, ya amplia, de Luis de Pablo compositor está relacionada con su condición de hombre de letras. En la obra escrita para celebrar el centenario de la Orquesta Sinfónica de Madrid, esa relación, referida a Juan Gil Albert y su Corazón penumbroso, se muestra indisoluble pese a que la palabra poética del rimador alcoyano se esconde tras la voz del violonchelo cálido hasta erigirse en el "frondoso misterio" de la orquesta en una personal solución de concierto.

De la mano de Alejandro Posada y del violonchelista Asier Polo, estos sutiles pentagramas de Luis de Pablo, flexibles, mutantes, minuciosamente trabajados, pueden servir de testimonio -entre otros muchos- del estilo de un compositor que interioriza soluciones dentro de una continuidad plena de belleza más meditativa que complaciente. La orquesta parece festonear esa mágica voz del formidable y trascendido violonchelo de Polo. En suma, estamos ante una creación dual en varios sentidos, pero tan estrechamente unificada en los versos inspiradores como en la respuesta musical. La audiencia supo responder largamente con sus aplausos al compositor, orquesta, conductor y solista.

Ciclos de la Comunidad de Madrid

Orquesta Sinfónica. Director: A. Posada. Solista: A. Polo, violonchelista. Obras de Luis de Pablo y Prokófiev. Auditorio Nacional. Madrid, 26 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de octubre de 2005.