Palop confía en que el Consell no ponga trabas al nuevo trasvase Júcar-Vinalopó

El director general del Agua, Jaime Palop, afirmó ayer en Valencia que confía en que la Generalitat "no ponga pegas" a la construcción del trasvase Júcar-Vinalopó, tras haber sido aprobado por el Ministerio de Medio Ambiente el nuevo trazado. Palop, que participó en la reunión que la comisión técnica del trasvase mantuvo en la sede de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), hizo estas declaraciones a la conclusión de la misma junto al presidente de esta entidad, Juan José Moragues. "Habrá que ver ahora cuál es la actitud de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó y del Gobierno valenciano, ya que la decisión está tomada y pienso que no habrá pegas. Al Vinalopó le llegará más agua, más cantidad, al mismo precio y todos los años", destacó Palop.

Según el director general del Agua, "sería incomprensible que la Administración valenciana utilizara ahora la escasez de agua como mecanismo para generar tensión social". Preguntado por la posible negativa de los usuarios del Vinalopó a aceptar el agua de la desembocadura del Júcar, Palop auguró que "finalmente imperará el sentido común en este asunto".

En referencia a los tramos ya ejecutados y los proyectados que partían del embalse de Cortes, Palop adelantó que "se reconvertirá el esfuerzo inversor en el nuevo trazado", mientras que sobre el tramo 1, en Cortes, ya ejecutado, explicó que "la idea del ministerio es utilizarlo para generar energía". "Con este nuevo trazado hemos garantizado el consenso de todos los usuarios de la cuenca cedente, ya que no podría haberse proyectado esta infraestructura sin ellos. Además, esta canalización podrá llevar más agua al año, con más frecuencia y permitirá al Júcar conservar su caudal medioambiental", concluyó Jaime Palop.

Oposición

La Generalitat, que junto a los usuarios del Vinalopó rechaza el cambio de trazado, presentó en la reunión un escrito firmado por el consejero de Infraestructuras, José Ramón García Antón, en el que niega legitimidad a la comisión como órgano para tomar una decisión y manifiesta su "más firme oposición" al nuevo proyecto al considerar que no se justifica técnica, económica o medioambientalmente.

Aunque el ministerio propone mantener la comisión, la Generalitat y los usuarios del Vinalopó manifestaron ayer que no tiene sentido mantener estas sesiones. A su juicio, se pretende "dar apariencia de participación y de legitimidad técnica a una decisión contraria a los intereses" de la Comunidad Valenciana. Fuentes de la consejería destacaron que Palop leyó un resumen de los antecedentes del cambio de proyecto y las conclusiones por las que ha decidido modificar el trasvase, pero que aún no existe un acto administrativo que haya derogado la obra actual. El ministerio contó con el apoyo de los regantes del Júcar, la Fundación Nueva Cultura del Agua y Xúquer Viu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50