Rifkin y De Palacio auguran la llegada de la era del hidrógeno

La pila de combustible se impondrá tras un periodo de convivencia con energías renovables

Loyola de Palacio, ex comisaria europea de Energía y Transportes y coordinadora de la Unión Europea para la Red Transeuropea de Transportes, vaticinó ayer, junto con el experto internacional en fuentes de energía, Jeremy Rifkin, "una nueva revolución energética que garantice el suministro y la seguridad mundial ante el creciente agotamiento de las energías fósiles". En las próximas décadas se desarrollará un periodo de transición previo a la era del hidrógeno.

Loyola de Palacio intervino ayer en una jornada sobre el futuro de las fuentes de energía para el automóvil organizadas por la Fundación Barreiros, en la que destacó el creciente protagonismo que tomarán el recurso a los biocarburantes, la utilización del gas y los sistemas híbridos, que marcarán un periodo transitorio que se extenderá en las próximas décadas hasta llegar a "la auténtica revolución a largo plazo, que se construirá en torno al hidrógeno y a las pilas de combustible".

La ex comisaria de Energía y Transporte destacó que más del 30% del consumo energético mundial en estos momentos se origina en el transporte, una realidad que puede verse alterada de manera importante en el futuro por el desarrollo de países como China o la India. China ha incrementado su consumo enérgético en 2002 en un nivel equivalente al consumo anual de Holanda y Austria juntas, en torno al 1% del consumo mundial. Ese mismo año, China aumentó sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 450 millones de toneladas, una cantidad superior al ahorro global de esas emisiones previsto en el protocolo de Kioto para toda la Unión Europea entre 2010 y 2012. Además, si China tuviera hoy un consumo semejante a la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el consumo energético mundial se incrementaría en torno al 40%.

De Palacio defendió la necesidad de las alternativas energéticas al petróleo, como las renovables y la energía nuclear, con el objetivo de "garantizar el suministro energético universal a unos precios y ritmos razonables". Asimismo, destacó que el objetivo de la UE es alcanzar en el año 2020 un 20% del consumo energético de carburantes alternativos, de los cuales un 5% procederán del hidrógeno y el resto del gas y los biocarburantes.

Por su parte, el presidente de la Fundación de Tendencias Económicas y experto en temas de energía, Jeremy Rifkin, anunció una tercera revolución industrial protagonizada por el hidrógeno, semejante a la del carbón y la informática.

Una era que cambiará el mercado y las estructuras políticas y sociales actuales. Según Rifkin, dentro de 36 meses ya estarán en el mercado pilas de combustible que podrán dar energía para 20 días a un ordenador portátil, y para 2010 habrá bastantes coches que usen el hidrógeno como fuente energética. Una tecnología en la que ya hay prototipos desarrollados por empresas como General Motors, BMW, Honda o Toyota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 26 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50