Entrevista:RICARD PÉREZ CASADO

"Falta complicidad social con la Copa del América"

Pregunta. ¿Cuáles son sus funciones?

Respuesta. Coordinar las acciones de la Administración General del Estado en relación con la Copa del América. Esto significa seguir las inversiones y la promoción interior y exterior de la competición, principalmente. El objetivo fundamental es lograr la complicidad de la ciudadanía en torno al evento. Veo una cierta carencia de complicidad social en todos los niveles: de la gente, de los empresarios... Estamos ante una excelente ocasión para dar un paso adelante, tanto la ciudad como la Comunidad Valenciana y el país. No olvidemos que la mayor parte de las inversiones las pagamos los contribuyentes españoles a través de los presupuestos generales del Estado. El entendimiento entre las tres Administraciones debe ser total.

"A partir de una atracción como la Copa podemos consolidar una oferta"
Más información
Las tres administraciones aparcan diferencias y se comprometen a hacer de la Copa "un éxito"

P. ¿Tiene la impresión entonces de que la ciudad vive con indiferencia la competición?

R. Más bien no hay apasionamiento. En estos casos hace falta pasión. Es el momento de que la ciudad y el puerto sean cómplices en beneficio de la ciudadanía, y no sólo del evento. Tenemos la oportunidad de salvar ese muro de incomprensión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Usted habla de complicidad, pero la vela, y esta competición en concreto, es muy elitista.

R. La vela empieza a no serlo. No hay más que ver la demanda de amarres existente en la Comunidad Valenciana. Empieza a ser muy numeroso el número de ciudadanos al que le gusta la vela y otros deportes conectados con el mar. Hay una recuperación del mar que me parece importante.

P. En España, los clubes náuticos han supuesto una barrera entre el mar y la gente, algo que no ocurre en Francia, por ejemplo, donde la vela es un deporte mucho más popular.

R. Ese modelo está en quiebra. Empezamos a ver el modelo de Francia o de Alemania. La recuperación del mar es un hecho bueno.

P. Usted digamos que va a ser un intermediario entre el Gobierno central y las Administraciones valencianas.

R. Soy la cara del Gobierno en Valencia para la Copa del América. Esto facilitará las relaciones entre las tres administraciones.

P. ¿Cómo ha pensado promocionar la competición y, a través de ésta, la ciudad?

R. En el exterior tenemos a Tour España, vehículo de la secretaría general de Turismo, que son especialistas en el tema. Podemos incidir, por ejemplo, en aquellos países que puedan aportar más flujo de visitantes. Vayamos a los países de procedencia de los equipos participantes para atraer visitantes.

P. ¿Cree que la ciudad ha sabido explotar el tirón de la Copa?

R. Creo que empieza a hacerlo ahora. Ha habido unos meses en que yo estaba francamente preocupado. Le cuento una anécdota: en uno de los días de regata, de mucha gente, la mayoría de los bares de la Malva-rosa estaban cerrados. Eso hace reflexionar.

P. Cuando Valencia fue designada sede, la euforia llevó a los políticos a comparar la trascendencia de la Copa del América con la de los Juegos Olímpicos o los Mundiales de fútbol.

R. Son fenómenos diferentes. Esta competición es más larga que unas Olimpiadas o unos Mundiales de fútbol, y esto es un hecho positivo si pensamos en promover la ciudad. Esto ya lleva meses en marcha y todavía quedan meses por delante. La habilidad de Barcelona fue que a partir de un evento corto como los Juegos Olímpicos generó una marca que le permitió y permite atraer turismo. Nosotros tenemos la oportunidad esa ahora. El nuevo formato de la Copa del América, con regatas escalonadas, es estupendo para mantener viva la competición durante tres años.

P. Ha hablado de que Valencia podría volver a acoger la competición en el caso de que el defensor, el suizo Alinghi, volviera a ganar

[en la Copa del América, el ganador designa la sede de la siguiente edición].

R. Eso nos gustaría a todos. Las condiciones de la ciudad, de la Comunidad, y la voluntad y el compromiso del Gobierno están ahí. Ese compromiso del Gobierno es el que hace que nombren un comisionado y se asignen recursos. Con esos compromisos y esa complicidad que yo creo que puede existir sería una gran noticia repetir. Pero por medio hay un elemento deportivo que no hay que olvidar.

P. ¿En qué gente se va a apoyar?

R. En principio tengo prevista una estructura muy sencilla y reducida. Hay una unidad de apoyo en la subdelegación del Gobierno. Eso y un poquito más.

P. ¿Presupuesto?

R. Estamos negociándolo. Estoy empezando a hacer los números.

P. El ministro Jordi Sevilla ha afirmado que ya es hora de que los políticos dejen paso a los gestores.

R. Yo creo que lo que quería apuntar el ministro es que en la fase en que estamos es la hora de arrimar el hombro y dejar las disputas. Una intención partidista o de politización de la Copa no es lo que ayuda a cumplir los objetivos, que deben ser compartidos. Éste era el mensaje del ministro: rebajemos la estridencia y sigamos trabajando.

P. ¿Cómo prevé las relaciones con las Administraciones valencianas?

R. Pretendo que sean muy fluidas. Hay dos circunstancias que pueden ayudar: una es que conozco a las personas, y con alguna de ellas creo tener un cierto grado de amistad y respeto. Hablo no sólo de las administraciones, sino también de la autoridad portuaria. Tengo muy claro que el puerto es un instrumento de competitividad del sistema económico valenciano; es una de las patas del crecimiento económico junto con la Feria de Muestras. Estoy convencido de que a partir de una atracción como la Copa podemos consolidar una oferta. En este sentido, es necesaria la complicidad de todos los agentes que intervienen.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS