Signos

La Diputación de Cádiz reedita un libro sobre el papel de los gaditanos en la batalla de Trafalgar

El historiador gaditano Augusto Conte Lacave (1900-1974) se propuso hace 50 años contar algo nuevo sobre la batalla de Trafalgar frente a los que opinaban que ya estaba todo dicho. Su interés no fue entrar en el desarrollo de la contienda sino ahondar en el antes y el después vivido en la Bahía de Cádiz, en los momentos previos y posteriores al combate y en la actitud de los ciudadanos que allí residían. "Hay muchos puntos oscuros que esclarecer", escribió. Y con esa intención publicó En los días de Trafalgar, que apenas tuvo difusión más allá de los eruditos interesados en este episodio histórico. La Diputación de Cádiz lo reedita ahora con motivo del bicentenario de la batalla.

De la nueva introducción del libro se ha encargado el catedrático de Historia Contemporánea, Alberto Ramos Santana, quien considera la reedición de la obra de Conte Lacave como un "acto de justicia". En 1950 Conte Lacave se planteó, cuando todavía nadie apenas lo había hecho, las claves de la llegada de la flota a la bahía de Cádiz en los preparativos de la batalla y el papel de los gaditanos tras la contienda en su labor humanitaria con los heridos. "Sólo Adolfo de Castro en su Historia de Cádiz había abordado este aspecto ciudadano", recuerda Ramos Santana.

El libro se divide en dos ensayos. Conte Lacave reflexiona en el primero sobre la "obediencia ciega a las órdenes recibidas de la que los españoles han sido siempre maestros". Ensalza esta obediencia al reconocer que se sometió a órdenes improcedentes a las que los españoles respondieron "con la conciencia libre de responsabilidad, a ciencia y paciencia de los resultados, sin dejarse dominar por la desesperanza". En el segundo ensayo profundiza en el espíritu marinero de la bahía gaditana y su gran "caridad" en el auxilio de los heridos sin distinción de amigos o enemigos. A los dos ensayos Conte Lacave añade una serie de apéndices con datos complementarios, como la relación de muertos y heridos.

Para Ramos Santana, la obra ahora reeditada tiene gran interés porque se basa en una "amplia y cuidada" documentación que Conte Lacave recabó de bibliografía española, inglesa y francesa. También utilizó sermones religiosos y panegíricos desde 1805, en los que se daba cuenta del relato de hechos de lo que iba aconteciendo en la batalla.

A pesar de su interés, la obra, publicada por la Diputación de Cádiz hace medio siglo con motivo del 150 aniversario de la batalla, apenas logró difusión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS