EE UU destruyó 35.000 empleos en septiembre por el Katrina

La tasa de paro sube al 5,1%, menos de lo que esperaba el mercado

Los huracanes Katrina y Rita se hicieron notar en el mercado laboral estadounidense en septiembre, pero el impacto no está siendo tan fuerte como se temía. El Departamento de Empleo cifró ayer en unos 35.000 los puestos de trabajo destruidos ese mes. Aun siendo bajo, contrasta con un ritmo de creación de empleo de 194.000 contratos de media mensual en el último año. La tasa de paro subió dos décimas, al 5,1%.

El consenso en Wall Street contaba con una caída en el empleo de hasta 175.000 contratos, aunque las previsiones de los analistas variaban mucho debido a los pocos datos disponibles sobre el daño económico provocado por las dos catástrofes en la costa del golfo de México, sobre todo en los Estados de Luisiana y Misisipi.

El secretario del Tesoro, John Snow, sin embargo, está más confiado y estima que tras los huracanes se perdieron en la región devastada entre 200.000 y 300.000 empleos, pero explicó que la evolución positiva en el resto del país sirvió para compensar la pérdida en el Golfo. Descontando el impacto de los huracanes, se calcula que se habrían creado en torno a 230.000 empleos, por encima de la media mensual de los últimos 12 meses.

Entretanto, el Gobierno revisaba al alza, en 77.000 empleos, los datos de agosto (211.000 contratos) y julio (277.000), lo que muestra la solidez de la que gozaba la economía estadounidense antes del golpe de los tifones. Pero los economistas se mostraban escépticos con el dato, que consideran demasiado bajo si se tiene en cuenta que 363.000 personas están acogidas al subsidio por desempleo.

Difícil de cuantificar

"Está claro que Katrina afectó adversamente a las condiciones del mercado laboral en septiembre", afirma Philip Rones, desde el Departamento de Estadística Laboral, "pero no podemos cuantificar con precisión cuál es el efecto global del desastre natural y su impacto posterior en el empleo. Esperamos tener signos adicionales en los próximos datos disponibles", añadió Rones, que piensa que hay que esperar un mes para tener una imagen más clara.

"En este momento", según la firma de asesores laborales Chalenger, "el dato es un indicador positivo". Pero advierte de que el impacto puede ser mayor si se tiene en cuenta el impacto del alto precio en la energía que se está observando tras los huracanes, en especial la gasolina y el combustible para calefacción.

"Esta alza de precios no sólo tendrá un impacto en la capacidad de gasto de los consumidores, sino que podrá trasladarse al mercado laboral e incrementar el riesgo de nuevos despidos", remachó la firma.

En todo caso, el dato de ayer parte de la base que muchos negocios siguen pagando a los empleados a pesar de estar cerrados. A partir de los datos de empleo publicados ayer por la Administración de Bush, se observa la mayor pérdida de puestos de trabajo en el sector comercial (-88.000 empleos). El Gobierno lo atribuye al cierre de las tiendas como consecuencia del huracán. En el sector de la hostelería y la restauración se registró una pérdida similar, con una caída de 80.000 empleos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50