GM presenta un plan para fabricar el Meriva en España

La multinacional ofrece un programa que no modifica las condiciones laborales

La dirección de General Motors España presentó ayer el plan para fabricar el Meriva dos. El primer modelo ya se fabrica en la planta. Un plan en el que se conservan las actuales condiciones laborales tras la negativa de la plantilla de Figueruelas a aceptar recortes. El sábado ya se conoció que los afiliados a los sindicatos dijeron no de forma mayoritaria a los recortes, que habían sido dulcificados por la dirección con respecto a su primera propuesta. La negativa se hizo ayer patente en el comité de empresa donde sólo hubo 15 votos a favor.

Ahora se abre una incógnita que no se despejará hasta el mes de diciembre cuando la dirección de GM decida si el nuevo modelo se sigue fabricando en Figueruelas o si se marcha a la planta polaca de Gliwize, donde los costes laborales son tres veces menores.

El desánimo cundía ayer entre los representantes sindicales que habían optado por aceptar las condiciones propuestas por la dirección de la compañía. El representante de UGT, Fernando Bolea, decía que la suerte ya estaba echada, mientras Antonio Carvajal de Comisiones Obreras confiaba en lograr el apoyo del Comité Europeo de sindicatos del metal que se reúne el día 7 de octubre. "Confiamos en que ellos nos apoyen". Pero Bolea no lo tenía tan claro: "no están por desmantelar empleo en una planta y ponerlo en otra. Ya dijeron que la pelota estaba en nuestro tejado. Y nosotros hemos dicho que no. Nos seguirán apoyando, pero no pueden hacer nada por nosotros".

El segundo plan laboral de GM proponía eliminar la antigüedad y las pagas variables, así como introducir una mayor flexibilidad los sábados. A cambio, una subida salarial del 50% del IPC a partir de 2008 -fecha en la que termina el actual convenio-. Además de convertir en fijos a trabajadores con contrato de relevo si se logra el nuevo modelo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS