Rubio pide firmar con Acuamed para asegurar el suministro de Valencia en 2007

El portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Rafael Rubio, instó ayer a la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, del PP, a firmar el acuerdo de colaboración en materia de infraestructuras hidráulicas en la ciudad con la sociedad estatal Acuamed con el fin de asegurar el abastecimiento de agua para el año 2007. El aumento de las previsiones de consumo para los próximos años hace necesarias inversiones en las plantas potabilizadoras de Manises y Picassent y en las canalizaciones de ambas hacia la ciudad de Valencia, indicó. Rubio consideró "imprescindible" que estas obras estén finalizas en 2007, ya que se corre el riego de que la canalización actual no soporte la mayor presión de agua que se requerirá para entonces, y recordó que la ejecución de esas obras es responsabilidad de Emivasa.

Rubio, junto con el concejal Juan Ferrer, explicó que mientras Emivasa, la empresa mixta que tiene la concesión del suministro de agua potable en la capital, prevé invertir 151,27 millones de euros entre 2003 y 2028 para mejorar ésas y otras infraestructuras hidráulicas necesarias para la ciudad, el Estado invertirá en cuatro años 94 millones, es decir, el 62% de la inversión prevista por la empresa mixta en 25 años. Así, el Ejecutivo central invertirá entre 2006 y 2007 un total de 48,5 millones de euros en las obras, lo que supone el 88% de la inversión necesaria para la continuidad del suministro, cifrada en 55 millones de euros por la empresa responsable. Además, aportará 34,77 millones de euros en 2008 y otros 11,29 millones en 2009, financiación que permitirá incrementar la capacidad de la red de los 4,8 a los 6,5 metros cúbicos por segundo, así como aumentar la capacidad de depuración y las reservas de los depósitos de Picassent y Manises.

Ladrillo

Rubio dijo que esta inversión del Gobierno central es fruto del "trabajo callado" que ha realizado el Grupo Socialista municipal y se mostró "muy satisfecho" de que la negociación llevada a cabo por su formación haya quedado reflejada en los presupuestos del Estado. El portavoz socialista consideró que con esta actitud el Gobierno demuestra un "compromiso claro por mejorar el abastecimiento" hídrico en Valencia y garantiza que la red básica "esté en condiciones para soportar una mayor circulación de agua potable". Pero instó a la alcaldesa, Rita Barberá, a firmar el convenio con Acuamed para que estas obras se lleven a cabo. El concejal del PSPV señaló que el Estado "hace un esfuerzo inversor que corresponde al Ayuntamiento", mientras que la Corporación municipal destina a otras cosas el dinero que recauda con el recibo del agua, que en teoría debería destinarse a la mejora de suministro de agua potable en la ciudad. Rubio pidió al PP que dedique ese dinero a renovar la red de tuberías.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS