Entrevista:ALEJO SAURAS | Actor

"No me gusta ligar; me gusta seducir"

Pregunta. Acaba de rodar con David Trueba Bienvenido a casa.

Respuesta. Es una historia de amor. Una puesta en común sobre distintas vidas.

P. ¿Cómo es la suya?

R. Para mí la vida es una película maravillosa y larguísima. La película más larga de la historia. Y la más bonita.

P. Por muchas pelis que haga, ¿nada como el Raúl de Los Serrano?

R. Son cosas distintas, no se crea. Yo disfruto mucho haciendo comedia, pero Samuel, el personaje de Bienvenido a casa, me ha aportado muchos sentimientos y formas de trabajar.

P. Ligue con la Eva de la tele, pareja de otra Eva en el cine. ¿Ha mordido ya la manzana?

R. Sí [ríe]. He mordido algunas, pero me quedan muchas por morder.

P. ¿Cuál es su paraíso terrenal?

R. De momento, éste en el que estoy viviendo. Ahora mismo no necesito nada más para mi vida. Tengo un trabajo maravilloso, proyectos y una familia que me quiere. Ojalá el paraíso del cielo se parezca a lo que yo vivo en la tierra.

P. Ficción aparte, ¿usted de ligar cómo anda? ¿Es tan sensible a todo lo que se menea como en la tele?

R. No me gusta ligar, me gusta seducir y ser seducido, como a todo el mundo. Pero no por el mero hecho del sexo. Es también algo sensorial.

P. Representó dos obras en japonés. ¿Daba el pego nipón?

R. Sí, lo daba bastante bien. Fue hace ya mucho tiempo, de pequeñito, antes de ser actor. Disfruté mucho.

P. Pues justifique sus estudios y cuénteme cómo se dice en japonés "Soy un jeta".

R. No lo sé. Todo lo que aprendí de japonés procuré que fueran palabras educadas [ríe].

P. Tanto currículo para no llegar más allá del sayonara.

R. Llego un poquito más, pero no mucho. Intenté centrarme más en aprender a escribir que a hablar, porque lo que realmente me atraía del japonés eran los símbolos.

P. Estudió teatro en la Fundación Shakespeare. ¿Cree que la cuestión es ser o no ser?

R. Bueno, la cuestión es querer o no querer. Para que las cosas sucedan primero hay que soñarlas.

P. Su currículo dice también: "Conocimientos de baile". Demuéstremelos.

R. Aquí no haría nada, no. No tengo conocimientos más allá de las clases que he dado en España y en Estados Unidos. Más que por el hecho de bailar, por verme a mí mismo delante de un espejo bailando. Era un disfrute personal.

P. ¿Narciso?

R. Más que Narciso soy un soñador, un poco idealista. Uno quiere verse a sí mismo haciendo muchas cosas.

P. ¿Qué méritos se reconoce?

R. El esfuerzo, la honestidad y la perseverancia. Cuando busco algo lo busco en serio. Me vuelco.

P. En la película de David Trueba se hace un chico serio y responsable. ¿Ha sido difícil representar semejante ficción?

R. Ha sido muy bonito. Yo soy lo más serio y responsable cuando estoy trabajando. Pero, a la hora de divertirme, soy el más loco y el más colgao.

P. Cite alguna locura y algún cuelgue.

R. Me encanta emborracharme con mis amigos, y salir a hacer el loco, y saltar de un avión, si hace falta. Este verano me fui con un amigo a esquiar a la Patagonia e hice una locura: Me tiré por una pista roja sin haber esquiado nunca.

P. ¿Qué le gustaría llegar a ser?

R. Alto. Un poco más alto [ríe]. Me gustaría continuar llevando mi vida, haciendo lo que me gusta.Y que la gente me quiera y disfrute conmigo.

P. Le veo bastante satisfecho de sí mismo.

R. Sí. La verdad es que sí. Estoy satisfecho con la vida que me han dado. Me he esforzado, pero también he tenido mucha suerte.

P. ¿Aquí no hay quien viva mojará la oreja a Los Serrano?

R. Creo que la competencia te obliga a mejorar tu producto. Y es bueno, dentro de lo malo que es la obligación de competir. Y con dos productos tan buenos.

P. Ya que hizo electrónica, ¿me buscaría un enchufe?

R. Si quiere un enchufe en la pared, le busco catorce. Si es un enchufe de otro tipo, nuestra conversación se termina aquí.

Alejo Sauras, aficionado a los altos vuelos, en los tejados de Madrid el pasado jueves.
Alejo Sauras, aficionado a los altos vuelos, en los tejados de Madrid el pasado jueves.

PERFIL

Con 26 años, este actor, cuyo rostro han popularizado series de televisión de éxito, se dice loco por viajar, y amante de la lectura y el cine, de los amigos y la familia. Hizo oposiciones a técnico de aeronaves, le chiflan los aviones y piensa en escalar montañas. El filme que ha terminado con David Trueba le ha parecido un sueño del que le cuesta despertar

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50