Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paloma San Basilio, estrella del musical 'Víctor o Victoria'

El teatro Coliseum abre con este espectáculo su nueva temporada

Es un producto español que ha tomado como base unos magníficos ingredientes broadwayanos. Anoche se estrenó, en el teatro Coliseum, con los parabienes del público que salió entusiasmado, Víctor o Victoria, el famoso musical escrito por Blake Edwards y musicado por el genial Henry Mancini y Frank Wildhorn, que en esta producción españolizada de Stage cuenta con la dirección y versión de Jaime Azpilicueta y un gran reparto de actores, cantantes y bailarines encabezado por Paloma San Basilio, Francisco Valladares y Manolo Navarro.

A ello hay que añadir un coste del espectáculo que la productora ayer situaba entre 5 y 10 millones de euros, además de la colaboración del coreógrafo Barry McNabb, el escenógrafo Alberto Negrín y una orquesta en directo dirigida por el maestro Alberto Favero.

Este montaje, en contra de lo que ha pasado con otros musicales de factura anglosajona que se han visto en los últimos años en Madrid, ha contado con profesionales españoles para ponerse en pie, hasta el punto de que algunos elementos de esta versión serán exportados a la producción londinense cuyo estreno está previsto en la próxima primavera.

Azpilicueta, uno de los pocos expertos en el género en España, señaló ayer que esta puesta en escena ha sido un gran reto para todo el equipo, por la dificultad técnica que entraña ya que hay numerosos cambios de decorados, trajes, canciones, bailes, etcétera: "Es una obra maestra y nuestra versión ha recuperado muchos temas que no se vieron en Broadway, ya que San Basilio tiene voz y técnica para cantar la difícil música de Mancini", comentó el director de este espectáculo que si bien se ha adaptado a la sociedad española contemporánea mantiene todo el humor, la ironía y el romanticismo del original de Edwards.

Víctor o Victoria, cuya película realizada en 1982 por el mismo equipo que la versión teatral logró un oscar, fue estrenada en Broadway por Julie Andrews en 1995. También la han protagonizado Liza Minelli y Raquel Welch. Tanto el filme como el musical están basados en la obra y película de 1933 del actor y director alemán Rheinhold Schunzel. En ella se cuenta como Victoria Grant, una desafortunada cantante del París de los años treinta del pasado siglo, harta de soportar un indeseado paro y empujada por Toddy, su íntimo amigo homosexual, se convierte en drag queen para poder trabajar haciéndose pasar por un hombre travestido, aunque en realidad es una atractiva mujer.

Pero su personaje se convierte en un icono de la noche parisiense que termina atrayendo al atractivo gángster de Chicago, King Marchand. La obra tiene el encanto y el humor de otras grandes obras de Edwards como El guateque, Desayuno con diamantes o La pantera rosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 2005