_
_
_
_
Crítica:TEATRO
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La maldita honra

Ernesto Caballero explica en su programa que la violencia contra la mujer no es sólo pasional, o irracional, sino que es ideológica y trata de restituir lo normal, lo correcto, el uso del poder. Para ello encierra su breve obra, que tiene ya un título ideológico, en la enfermería de una casa-cuartel de la Guardia Civil; supone que la Guardia Civil es la guardiana de las tradiciones. El autor encontró el desarrollo de su idea en El médico de su honra de Calderón, obra terrible en la que el vengador sabe que su esposa es inocente pero la sacrifica porque la sospecha es suficiente para acabar con su honor. Sobre esta obra calderoniana hay discusiones: los que creen que con ella don Pedro quería señalar un patrón de comportamiento, y que él estaba del lado del asesino, y la que dice que es una exageración deliberada para mostrar el crimen del honor. Yo soy de los que creen en la primera aserción.

Sentido del deber

De Ernesto Caballero. Intérpretes: Susana Hernández, Beatriz Gras, Natalia Hernández, Carmen Gutiérrez y Nerea Moreno. Teatro del Cruce. Director: Ernesto Caballero. Sala Ítaca. Madrid.

En esta obra queda confuso. La interpreta una compañía compuesta sólo de mujeres, tres de las cuales representan papeles de hombre. Los nombres de todos están tomados de la tragedia de Calderón, con algún disfraz necesario. El hecho de que todas las intérpretes sean mujeres, y todas de uniforme, ayuda a la confusión en el sentido de que el machismo no queda explícito. A ojos de espectadores jóvenes, como ocurría el sábado, aparece como un contraste cómico, y no lo es; algunos se reían como si vieran un chiste de guardias, y está lejos de serlo. Creo que se debe, especialmente, al cuidado de Ernesto Caballero y a su propia honra escénica de no hacer una obra de malos y buenos, sino donde el malo es esa entidad abstracta que es el cumplimiento del deber; no creo que corresponda a la Guardia Civil, sino al hombre de la calle, al civil, si lo consideramos como retrato de la violencia contra la mujer. Sí es verosímil que sea un deseo interno colectivo al mismo tiempo del hombre por restablecer un mundo antiguo, que se va perdiendo.

La obra atrae, la compañía tiene mérito, el autor y director la arregla muy bien en un decorado diminuto y con la luces adecuadas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_