Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Wagner polémico

Una vieja ópera de Richard Wagner, Tannhäuser, presentada en París en 1861, ha sido resucitada en Ginebra de una manera muy particular. El director de escena, Olivier Py, uno de los más reconocidos hombres del teatro del Hexágono, va a montar en el Gran Teatro de la ciudad suiza una obra que "puede ser de una naturaleza que hiera la sensibilidad" de algunos espíritus castos. En el primer acto, de tres con que cuenta la pieza, un actor profesional del cine porno, conocido por sus siglas HPG, va a representar una escena en la que Europa es secuestrada por el Minotauro... ¡con el pene en erección! Tan sólo el anuncio de este "detalle" ya ha hecho correr mucha tinta en la prensa ginebrina, dándole al espectáculo una publicidad anticipada y quizá más eficaz que la de su propio portavoz de prensa, François Pasard. Por su lado, el director del recinto, Jean Marie Blanchar, se siente tranquilo con el elenco dado, que lo constituyen auténticas estrellas wagnerianas -como Jean Michel Carbonier o Nina Stemme-, y piensa que, al final de la temporada, "la gente se va a quedar con una magnífica impresión musical". Todo eso no ha impedido que la polémica se inflame y el mismo director Olivier Py explique que su pieza "es una celebración pagana" de corte dialéctico.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 2005