Reportaje:

Las obras pías del narcotráfico

Un obispo mexicano insinúa que la Iglesia acepta donativos de la droga

Unas declaraciones del obispo mexicano de la diócesis de Aguascalientes, Ramón Godínez Flores, desmentidas posteriormente por el interesado, han provocado una encendida polémica sobre el poder del narcotráfico en México y sus supuestas vinculaciones con la Iglesia católica. El martes pasado, diversos medios de comunicación reprodujeron las palabras del obispo en las que reconocía que la Iglesia recibe limosnas del narcotráfico, y precisaba: "No nos corresponde a nosotros investigar el origen del dinero". "El dinero se puede purificar cuando la persona tiene buena intención", añadía. "Todo dinero puede ser transformado, como se puede transformar también una persona que está corrompida".

"El dinero se puede purificar cuando la persona tiene buena intención", afirmó el prelado

Las reacciones no se hicieron esperar. Rubén Aguilar, portavoz del presidente Vicente Fox, señaló que bajo ningún pretexto, "nadie puede recibir dinero ilegal, nadie puede fomentar el lavado de dinero, y nadie puede favorecer que el crimen organizado actúe de manera impune". El portavoz destacó el "esfuerzo extraordinario" del Gobierno en la lucha contra el crimen y la corrupción, e invitó "a todos los actores sociales, incluyendo la Iglesia, que se sumen al combate al crimen organizado".

El secretario de Gobernación, Carlos Abascal, quitó hierro al asunto al observar que si en la misa dominical una persona saca un billete de 200 pesos (19 dólares) y lo pone como limosna, "ni modo que me ponga a investigar de dónde viene el dinero que me dio cada fiel".

No sentaron nada bien las palabras del portavoz presidencial a la jerarquía eclesiástica, que replicó de inmediato. "El Gobierno tiene que empezar por casa, las autoridades, concretamente, limpiar la casa", dijo Hugo Valdemar Romero, portavoz de la archidiócesis de México. "El enemigo no puede ser una narcolimosna", añadió, "o que algún sacerdote sea corrompido, que puede ser, sino el enemigo verdadero es el poder del narcotráfico que llega a infiltrar a las mismas autoridades y que incluso llega a infiltrar al mismo sistema económico".

El Vaticano declinó hacer comentario alguno sobre las polémicas declaraciones. "No hay nada que comentar", fue la frase escueta de un colaborador del portavoz papal, Joaquín Navarro Valls. Quien sí se pronunció de manera oficial fue la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que precisó que en los templos no se pide identificar a quienes dejan limosnas de cantidades pequeñas de dinero. Sin embargo, agregó el portavoz de la CEM, Carlos Aguiar Retes, cuando se trata de cantidades grandes, la Iglesia sigue como norma práctica exigir que el donante se identifique, y cuando tiene conocimiento de que ese dinero tiene origen ilícito, lo rechaza para evitar cualquier complicidad con el crimen.

El arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, fue tajante. La Iglesia católica no puede recibir limosnas provenientes del narcotráfico. "Ni se purifican, ni las podemos recibir sabiendo que vienen del mundo del narcotráfico o del mundo de los ilícitos", dijo el cardenal. Monseñor Rivera reconoció que en una comunidad parroquial "todo el mundo se da cuenta de dónde proviene aquel dinero. Si ese dinero no es legítimo, no se puede aceptar".

El poder del narcotráfico es de sobra conocido en México y pocos dudan de su capacidad de corrupción. Isidoro Guerrero, obispo de Mexicali, capital de Baja California, advierte de que es peligroso meterse con el narcotráfico, ya que cobran al doble los favores: "Te piden misas especiales y hasta que les guardes sus carros en tu cochera".

Ante el cariz de la polémica, el protagonista del alboroto mediático ha salido de nuevo a la palestra para afirmar que sus declaraciones fueron mal interpretadas por los medios de comunicación. "Se me atribuye que dije que en la Iglesia se puede lavar dinero mal habido, o que la Iglesia recibe dinero de los narcotraficantes, o que en la Iglesia se puede purificar el dinero mal habido en el narcotráfico o en otras actividades reprobables. Y estas afirmaciones ni las dije ni son exactas", señaló el obispo de Aguascalientes.

El obispo Ramón Godínez, durante una rueda de prensa.
El obispo Ramón Godínez, durante una rueda de prensa.AFP

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de septiembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50