Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio siglo después

Hace 50 años, el pequeño Ricardo Blázquez se marchó del pequeño pueblo abulense de Villanueva del Campillo (en la actualidad 175 vecinos) al Seminario Menor de Arenas de San Pedro para iniciar sus estudios, dejando atrás su trabajo en el campo y con el ganado. Fue ordenado sacerdote y, años más tarde, obispo del Bilbao (1995) y luego presidente de la Conferencia Episcopal. Justo medio siglo después, el sábado pasado, "ese tal Blázquez" -como le calificó Xavier Arzalluz cuando fue nombrado responsable de la diócesis vizcaína- acudió a su pueblo con motivo de las fiestas del Cristo del Velo, pero en esta ocasión para ser nombrado hijo predilecto de la localidad, en la que nació en 1942. Allí ofició una eucaristía, tras la que -"profundamente emocionado y agradecido"- recibió el título de manos del alcalde, José María Martín Serrano (PP), después de un acuerdo municipal unánime a propuesta del edil del PSOE. Blázquez acude con frecuencia hasta Villanueva, donde mantiene amigos y familiares, entre ellos a su madre, de 91 años de edad, porque se trata de sus "raíces", ya que sin ellas -aseguró- "los árboles no pueden sostenerse, ni florecer, ni dar fruto". El cariño de los vecinos quedó claro cuando muchos de ellos, que le ven como una persona "cercana", quisieron posar con él para una fotografía.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de septiembre de 2005