Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Segunda jornada de Liga

Barkero lidera a la Real para tumbar a un extraño Alavés

Bonano comenzó la Liga como un héroe ante su ex equipo, el Barcelona, en la primera jornada. Media docena de intervenciones geniales le coronaron como el hombre de la jornada. Piterman, su presidente en el Alavés, a renglón seguido, fichó a un portero argentino en una extraña manipulación psicológica de apoyo a su muchacho. Ayer, Bonano se tragó el segundo gol de Barkero, de libre directo que clavó por el palo que defendía el guardameta. A saber lo que le espera, entonces, a Bonano. ¿Cuál será ahora su castigo?

El Alavés es un equipo imprevisible. Imprevisible presidente, que ficha para ahora y para enero y acumula futbolistas como quien colecciona cromos, e imprevisible entrenador que perdiendo 2-0 retira a el delantero centro, Rubén Navarro, para dar entrada a un central. No contento con ello, poco despues prescinde Chuchi Cos de Nené, el jugador más clarividente del equipo, para dar entrada a Antchouet, que pasó desapercibido.

REAL SOCIEDAD 2 - ALAVÉS 1

Real Sociedad: Riesgo; López Rekarte, Labaka, Jauregi, Barkero; Xabi Prieto (Gabilondo, m. 86), Mikel Alonso (Novo, m. 64), Garitano, Aranburu; Uranga y Kovacevic (Nihat, m. 78).

Alavés: Bonano; Edu Alonso, Juanito, Sarriegi, Poli; De Lucas, Jandro (Arthuro, m. 77), Astudillo, Nené (Antchouet, m. 64); Bodipo y Rubén Navarro. (Téllez, m. 62.

Goles: 1-0. M. 10. Penalti por empujón de Sarriegi a Kovacevic, que transforma Barkero engañando al portero. 2-0. M. 34. Libre directo de Barkero que se traga Bonano. 2-1. M. 92. De Lucas, de libre directo.

Árbitro: Pino Zamorano. Sin amonestaciones.

Unos 20.000 espectadores en Anoeta.

Extraño Alavés, muy lejos del nivel exigible, que parece funcionar a espasmos de improvisación (es decir, cosas de Nené y De Lucas, y nada más), y previsible Real Sociedad que se encontró muy pronto con un penalti inocente de Sarriegi a Kovacevic, que le tranquilizó el ánimo y le permitió mejorar la penosa imagen de la primera jornada. A ello contribuyó la calidad de dos futbolistas singulares, Barkero, que logró los dos goles (de penalti y a balón parado) y Xabi Prieto, un chico que siempre está para hacer lo que nadie se atreve a hacer. Ambos ponen la guinda a un equipo laborioso que sigue encontrando muchas dificultades para hacer gol. Cuando Amorrortu mandó a la ducha a Kovacevic para dar entrada a Nihat, el serbio se fue a la banda recitando una retahila de improperios. No se sabe si contra el entrenador o contra sí mismo. Lo cierto es que Kovacevic es un alma en pena y ayer sólo anotó en su bloc dos acciones: el penalti de Sarriegi y una dura entrada a Astudillo. Mucho tardó Amorrortu en mandarle a descansar. Después, De Lucas marcó de falta. Fue su premio personal. Tan inútil como estadístico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 2005