_
_
_
_
_

Los sindicatos piden a Ford que garantice la carga de trabajo

El acuerdo de intenciones firmado ayer entre Fiat y Ford para estudiar la posibilidad de fabricar dos pequeños utilitarios ha hecho saltar las alarmas en la planta de Almussafes. La preocupación se centra en el modelo Ka, que ahora se fabrica en la planta valenciana y supone el 15% de la producción. Los sindicatos dudan que su sustituto se produzca en la planta. La principal preocupación refiere al volumen de la carga de trabajo.

El secretario general de UGT en la planta, Gonzalo Pino, dijo ayer que ha trasladado a Ford la necesidad de alcanzar compromisos que garanticen la carga de trabajo. "No es posible mantener la incertidumbre de futuro cuando se acaba de firmar un convenio para eliminarla", esgrimió Pino tras destacar el esfuerzo sindical por la estabilidad. El sindicato que representa busca, por ello, acabar con la incertidumbre que planea sobre Almussafes. Pino también pidió compromisos para que la planta, que tiene casi 30 años, reciba las inversiones en tecnología ergonómica que precisa y que sí tienen otras plantas.

El portavoz de CC OO en Almussafes, Miquel Rosaleny, añadió que Ford "debería adjudicar un mayor volumen de producción del resto de modelos" y aseguró que si la producción peligra, la respuesta "será contundente".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_