Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una operación muy rentable

Carlyle y Texas Pacific quieren comprar Hertz, la filial de alquiler de coches de Ford

Carlyle y Texas Pacific han presentado sendas ofertas para adquirir Hertz, en lo que podría convertirse en la segunda compra apalancada más grande de Estados Unidos este año. La división de renta de automóviles de Ford podría conseguir así unos 10.000 millones de dólares.

La venta de Hertz forma parte de los planes del constructor automovilístico para recaudar nuevos fondos ahora que está perdiendo cuota de mercado en Estados Unidos frente a sus rivales asiáticos.

Hertz desarrolla su negocio en unos 7.400 establecimientos repartidos en más de 150 países, lo que la convierte en la mayor empresa del sector. Sus ingresos netos del segundo trimestre de este año se incrementaron un 3%, hasta los 97 millones de dólares, mientras que las ganancias de Ford bajaron un 19%.

Hertz desarrolla su negocio en unos 7.400 establecimientos repartidos en más de 150 países, lo que la convierte en la mayor empresa del sector

"Hertz es un líder de mercado y por ello despierta tanto interés en los potenciales compradores", señala Brian Johnson, analista de Stanford C. Bernstein & Co. en Nueva York.

Texas Pacific está aliada en su oferta con Blackstone, Thomas H. Lee Partners y Bain Capital Partners, mientras que Carlyle se ha unido con Clayton Dubilier & Rice y la división de compra de participaciones mayoritarias de Merrill Lynch.

El portavoz de Blackstone, John Ford, y el portavoz de Texas Pacific, Owen Blicksilver, han rehusado confirmar las negociaciones, al igual que la portavoz de Carlyle, Chris Ullman. Y es que parece que nadie quiere adelantarse a los acontecimientos. Así, el portavoz de Bain, Alex Stanton, y la portavoz de Merrill, Terez Hamhan, tampoco han querido hacer declaraciones. Igual actitud mantienen el portavoz de Hertz, Richard Broome, y de Ford, Becky Sanch.

Ford, el segundo fabricante de automóviles de Estados Unidos, después de General Motors, ha sido propietaria de Hertz desde el año 2001, cuando la compañía de Dearborn, Michigan, invirtió 707 millones de dólares en comprar una participación del 18,5% que había vendido al público cuatro años antes.

El ingreso neto de Hertz aumentó más del doble el año pasado, hasta los 365,5 millones de dólares. La cifra de negocio totalizó 6.700 millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de septiembre de 2005