Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal, sequía extrema

Desde finales de junio, el 100% del territorio portugués está en una situación clasificada de "sequía severa" (el 27%) o "extrema" (el 73%), los dos niveles más graves. Es el año más seco que Portugal conoce en al menos 60 años, o sea, desde que hay registros.

Entre 1 de octubre de 2004 y 15 de agosto de 2005, la precipitación media en Portugal fue de 403 milímetros, un 60% inferior a la media para la época. En algunas zonas del sur, los niveles de pluviosidad son, según los expertos, los más bajos de los últimos 100 años. Si no llueve en los próximos meses, o si el nivel de precipitación se mantiene muy inferior a la media, Portugal puede enfrentarse una situación de escasez de agua que sólo ocurre cada 300 años, según los científicos.

La Confederación de Agricultores calcula las pérdidas del sector en 2.000 millones de euros, el 1,5% del PIB, sin contabilizar los daños causados por los incendios de las últimas semanas. Los fuegos han calcinado 220.000 hectáreas, y su gran dimensión se achaca en buena parte a la sequedad del suelo.

El Ministerio de Agricultura afirma que los incendios han provocado pérdidas de 300 millones. La estimación no incluye los daños en los bosques, sólo en cultivos como olivo, frutales, legumbres o vino. La producción de cereales es una de las más afectadas, con una disminución del 60% sobre el año anterior.

Gobierno y municipios han lanzado campañas de sensibilización para bajar el consumo de agua, y en algunas zonas se ha limitado el abastecimiento a algunas horas. El Gobierno ha abierto líneas de crédito para los agricultores más perjudicados. La disminución en un 30% de la producción hidroeléctrica es otra de las consecuencias más negativas de la sequía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 2005