_
_
_
_

Los accidentes en carretera dejan este verano 666 fallecidos, la cifra más baja en 26 años

Un 34% de los muertos iba sin cinturón y el 72% de los siniestros ocurrió en vías secundarias

Aunque detrás de cada accidente con víctimas hay una tragedia, las cifras de siniestralidad en julio y agosto ofrecen un resultado esperanzador: se han registrado 45 muertos en carretera menos que en el mismo periodo de 2004. Aun así, el verano deja un reguero de 666 fallecidos. Se consolida la tendencia a la baja iniciada el verano pasado, cuando cayó la cifra de víctimas mortales un 16%, si bien el descenso de 2005 (6,3%) ha sido menor. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega valoró ayer que es la "mejor cifra de los últimos 26 años", aunque aseguró que el Gobierno "no se siente satisfecho".

La vicepresidenta del Gobierno fue la encargada este año de hacer público el resultado del comportamiento de los españoles al volante este verano. En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, de la Vega manifestó que las estadísticas son "buenas". No sólo ha descendido el número de fallecidos. También se ha reducido un 18% el número de heridos graves (297 personas) y un 24% los heridos leves (313). En lo que va de año, ha caído un 5% la mortalidad.

Aún así, De la Vega quiso subrayar que el Gobierno no se siente ni "complacido" ni "satisfecho", porque detrás de cada uno de los 666 muertos hay familias "que han sufrido la tragedia" de perder a un ser querido. Por eso, la seguridad vial continuará siendo "una prioridad del Gobierno" y el Ministerio del Interior anunciará en breve nuevas medidas.

Para la vicepresidenta, los factores que explican el descenso de la mortalidad son variados. Es el resultado de un "esfuerzo común y compartido", por un lado, de unos conductores "con más prudencia" y "más conciencia", y por otro, de unas medidas "más eficaces por parte del Gobierno".

Entre estas medidas destaca la puesta en marcha en julio de 37 de los 500 radares fijos que el Gobierno pretende tener instalados antes de 2007. El director general de Tráfico, Pere Navarro, declaró a Efe que se están poniendo unas 1.500 multas diarias por este motivo. Asimismo, se han llevado a cabo dos campañas de incremento de controles de alcoholemia y velocidad, de dos semanas cada una. En la primera -del 11 al 24 de julio- se sometieron a la prueba de alcoholemia 260.418 conductores, de los cuales 3.810 (1,5%) dieron positivo. En cuanto a la velocidad -del 1 al 14 de agosto-, se controlaron 1.686.120 conductores, de los que 50.888 (3%) excedían los límites. Además, el 10 de agosto entró en vigor la reforma de la Seguridad Vial que endurece algunas sanciones relacionadas con conductas que incrementan el riesgo, como hablar por el móvil.

Menos muertos en agosto

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Éste es el primer año en que en julio se producen más víctimas mortales (343, un 3,4% menos que en 2004) que en agosto (323, un 9,6% menos). El descenso de la siniestralidad es más significativo si se tiene en cuenta el aumento de automóviles y del censo de conductores. A finales de agosto había 27,6 millones de vehículos, un millón más que hace un año, y 23 millones de conductores, un 3% más que en 2004.

Detrás de muchas de las muertes se encuentra la imprudencia del conductor. Uno de cada tres fallecidos no utilizaba el cinturón de seguridad. 100 personas habrían salvado la vida si hubiesen utilizado este dispositivo, según la DGT. Y el 22% de los fallecidos en motocicleta no llevaba puesto el casco. Además, el 45% de los accidentes se produjo por salidas de la vía, que están muy relacionadas con el cansancio, la distracción, la velocidad inadecuada y el alcohol, según Tráfico. La distracción del conductor estuvo presente en un 28,8% de los siniestros, la velocidad inadecuada en un 17,9%, y la realización de una maniobra antirreglamentaria en otro 17,7%. La mayoría de los accidentes tuvo lugar en las carreteras convencionales (74,2%), de sólo un carril por sentido. Además, se incrementó el número de siniestros por la noche, un 22%, mientras que el resto del año supuso un 16%.

Según el responsable de Seguridad Vial del Real Automóvil Club de España (RACE), Antonio Lucas, "han funcionado las medidas llevadas a cabo en vías de alta capacidad, pero falta mucho que hacer en las carreteras convencionales, en las que se tienen que implicar las comunidades y los ayuntamientos". En su opinión, han funcionado los controles pero, a largo plazo, hay que incrementar la investigación y la educación para crear "conductores responsables y no con miedo a la multa". También cree que se debería incluir en la estadística este fin de semana ya que, según la DGT, regresarán muchos de los que están de vacaciones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_