Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANA ROSA QUINTANA | Presentadora de 'El programa de Ana Rosa' (Tele 5)

"Cuando las cosas funcionan no hay que tocarlas demasiado"

Ana Rosa Quintana (Madrid, 1956) apura sus últimas horas de vacaciones. Regresa el próximo lunes con El programa de Ana Rosa, el magacín diario de Tele 5 (10.45) que en un semestre -desde su estreno, en enero- se ha convertido en el referente en su franja horaria. Una sorpresa, incluso para la periodista, que hace algo más de un año dejó su revista de tarde de Antena 3, Sabor a ti, con un 18,3% de cuota de pantalla, y en algo más de un centenar de ediciones de El programa de Ana Rosa el share ya es del 26,1%. Con clara ventaja sobre sus competidoras: Por la mañana (21,2%, TVE-1) y Cada día (19%, Antena 3). Mientras descansaba, Tele 5 mantuvo en antena El programa del verano, conducido por sus colaboradores, Óscar Martínez y Maxim Huerta.

Pregunta. ¿Ha tenido tiempo de ver El programa de verano? ¿Qué le ha parecido?

Respuesta. Claro que lo he visto, estaban los niños monísimos [Maxim Huerta y Óscar Martínez], lo hacen estupendamente. Me ha parecido un programa muy refrescante.

P. ¿Alguna de sus secciones se puede recuperar para el invierno?

R. La fórmula del año pasado ha sido un éxito. Cuando las cosas funcionan no hay que tocarlas demasiado. La apuesta va a seguir siendo más o menos la misma, por la actualidad y por la investigación y, claro, por el entretenimiento. En cuatro horas da tiempo a todo. Las patas seguirán siendo las mismas: actualidad, política, corazón y comentario del reality-show. Y aunque no puedo adelantar nada, ni poner sobre aviso a nadie, llevamos trabajando más de tres meses en un tema que creo que va a tener bastante repercusión, incluso política.

P. ¿Una bomba como la entrevista con Ramona Maneiro, que reconoció en su primer programa haber ayudado a morir a Ramón Sampedro, el tetrapléjico gallego?

R. Nunca se sabe. Sobre el papel, sabíamos que Ramona Maneiro era un buen tema, pero no que iba a tener esa trascendencia. No hay que preparar un programa, sino una temporada, pero creo que tenemos varios asuntos para que no deje indiferente este comienzo de curso.

P. ¿Estas secciones son entonces las que marcan la distancia con los magacines rivales?

R. Al final, son las cosas muy trabajadas. Y hacer televisión. Hay mucho trabajo detrás. Eso que el espectador no sabe muy bien qué es pero que percibe es lo que marca la distancia.

P. ¿Qué parte de su cuota se debe a las recetas de Arguiñano?

R. Pues lo tenemos calculado, dos o tres décimas [del total del 26,1%]. Es un programa muy largo y el espacio de cocina ocupa 20 minutos del final. Afortunadamente, como El programa de... ha ido muy bien nos hemos ayudado mutuamente.

P. El hecho de que usted no dirija el programa, ¿limita su poder de decisión sobre los contenidos?

R. Muchas veces, sí. Por lo menos se establece debate. Y yo nunca he dirigido un programa en el que haya trabajado. Marco una línea editorial, pero luego soy bastante disciplinada.

P. ¿Se siente igual de cómoda en todas las secciones?

R. Este año me ha divertido todo lo que es actualidad, lo que llevaba mucho tiempo sin hacer, la información, que me gusta más. Y el debate sobre el programa de telerrealidad [Gran Hermano, OT...], para mí supone la hora del recreo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de agosto de 2005