El campo de golf de Aranjuez carece de declaración de impacto ambiental

Medio Ambiente abre un expediente a la constructora "por falta grave"

Las fichas del Casino de Aranjuez y las pelotas de golf del campo anexo han sido más importantes que el cumplimiento de la normativa medioambiental de la Comunidad. Así lo admite Fadesa, la empresa que asegura que ha construido el campo de golf sin la declaración de impacto ambiental que le exigía la Consejería de Medio Ambiente, para cumplir los plazos de apertura del Casino que le exigía la de Hacienda. Medio Ambiente podría sancionar a Fadesa con entre 60.000 y 240.000 euros, menos de un 0,5% de los 50 millones de euros que ha invertido en el proyecto.

Un casino, un hotel de lujo, un campo de golf y 3.000 viviendas. Éstas son las dimensiones del PAU de La Montaña de Aranjuez, uno de los proyectos estrella del Gobierno de Esperanza Aguirre en el sur de la región. La consejera de Hacienda, Engracia Hidalgo, inauguró el casino y el hotel el pasado 24 de mayo. Pero el campo de golf, ya terminado, aún no está en funcionamiento.

Sin embargo, mientras una parte del Ejecutivo regional, la Consejería de Hacienda, lideraba la apertura del proyecto, otra parte, la de Medio Ambiente, era incapaz de hacer cumplir sus propias leyes.

La normativa exige que, antes de la construcción de un campo de golf, los técnicos de Medio Ambiente realicen un estudio -denominado declaración de impacto- que evalúe el coste que la instalación tendrá para el medio ambiente. En él se analiza si el consumo de agua será sostenible para la zona y las especies animales y vegetales, entre otras cuestiones.

La declaración de impacto de evaluación ambiental de la Comunidad es vinculante, según el artículo 22 de la Ley 2/2002 de 19 de junio, por lo que si Medio Ambiente considerara que el campo de golf es incompatible con el entorno, no podría ser construido.

Cuando los técnicos de la consejería acudieron al campo de golf a principios de año para realizar la declaración se encontraron con una sorpresa. Las obras estaban tan avanzadas que estimaron "improcedente formular la declaración de impacto ambiental, por cuanto el carácter preventivo que tiene este instrumento de control queda desvirtuado", según un informe interno de los técnicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fadesa, la empresa promotora del PAU de La Montaña, admite que ha incumplido la normativa medioambiental de la Comunidad. "Ha sido una decisión empresarial. Si cumplíamos con Medio Ambiente, no podíamos hacerlo con Hacienda, que nos imponía inaugurar el Casino antes del verano", explica una portavoz de la empresa.

Medio Ambiente ha abierto un expediente a Fadesa por una "falta grave" por incumplir su normativa, según un portavoz. Este expediente podría concluir con una sanción de entre 60.000 y 240.000 euros, una cifra que supone entre el 0,1% y el 0,4% de los 50 millones que Fadesa ha invertido en el proyecto.

La empresa está regando el campo de golf con agua del canal de regantes del Jarama, un hecho denunciado por Ecologistas en Acción. "El campo debía ser regado con agua reciclada de una depuradora, pero nunca con agua de riego", explica un portavoz de la ONG.

Depuradora sin construir

Fadesa admite este hecho, pero aclara que no puede regar con agua de la depuradora "porque ésta no ha sido construida aún". Un portavoz del Canal de Isabel II, por su parte, culpa al Ayuntamiento de Aranjuez de este retraso porque "aún no ha cedido el suelo para su construcción".

El concejal de Urbanismo de Aranjuez, Francisco Fernández del Valle, admite que está pendiente de expropiar el suelo a Fadesa, pero señala que la empresa no está ayudando a acortar los plazos del proceso. "La expropiación podría ser mucho más rápida si Fadesa quisiera", señala.

Mientras las administraciones regional y municipal intentan declinar su responsabilidad en el caso, el campo de golf extrae cada día más de un millón de litros de agua para regar el césped de sus calles y greens. Ecologistas en Acción lo considera "ilegal", algo que Fadesa niega.

"Tenemos una concesión provisional de la Confederación Hidrográfica del Tajo hasta octubre para regar con agua del canal de riego del río Jarama. Después, y hasta que esté construida la depuradora, hemos solicitado otra concesión a la Confederación para obtener el agua del río Jarama", explica Fadesa.

Un campo de golf se bebe unos 365.000 metros cúbicos de agua al año. El 50% de esta agua debería empezar a salir el año que viene de la depuradora, según Medio Ambiente. Sin embargo, el Canal asegura que entonces no estará construida.

Por ello, Fadesa ha pedido que se extienda el uso de agua del Jarama hasta que la depuradora sea una realidad. Un portavoz de la Confederación Hidrográfica del Tajo explicó que este organismo está a la espera de que Medio Ambiente realice la declaración de impacto ambiental que esta concesión requiere. La consejería afirma que esta declaración "está en trámite".

El campo de golf construido en el entorno del casino de Aranjuez.
El campo de golf construido en el entorno del casino de Aranjuez.BERNARDO PÉREZ

Un negocio redondo

El casino de Aranjuez, el segundo que hay en la región además del Casino Gran Madrid de Torrelodones, fue el "gran proyecto" que el entonces presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, puso en marcha para "favorecer el desarrollo socioeconómico del sur de la región".

El proyecto incluía, además del casino, un hotel de lujo, un hospital, un campo de golf y 3.000 viviendas en el PAU de la Montaña, también en esta localidad de 42.000 habitantes.

Las obras de este complejo se iniciaron en otoño de 2002. Menos de tres años después, el pasado 24 de mayo, los obreros dejaron paso a los políticos, que inauguraron el centro de ocio y el nuevo barrio, que albergará a 10.000 vecinos. El campo de golf, que ya está terminado pero todavía no funciona, y el hospital -que aún no ha empezado a construirse- tienen que esperar.

Todo el barrio ha sido construido en torno al casino, el campo de golf y el hotel de cuatro estrellas, según admiten los responsables del proyecto. En total se han generado unos 2.000 puestos de trabajo.

Desde que se hizo público el pliego de condiciones del concurso de adjudicación de las obras del PAU se supo que el negocio sería redondo. Incluso se tasaron los beneficios en función de la previsión del dinero que se ingresaría por la venta de las viviendas: 90 millones de euros ganaría la empresa afortunada.

Al menos 16 empresas -entre nacionales y extranjeras- se interesaron por las condiciones, aunque finalmente la firma elegida fue Fadesa, que también podrá explotar el casino durante los próximos 10 años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Oriol Güell

Redactor de temas sanitarios, área a la que ha dedicado la mitad de los más de 20 años que lleva en EL PAÍS. También ha formado parte del equipo de investigación del diario y escribió con Luís Montes el libro ‘El caso Leganés’. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS