Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Con la soga al cuello

Xaus corre el riesgo de perder su moto por sus malos resultados

El mejor debutante de la temporada pasada en MotoGP podría quedarse sin montura antes de que finalice el presente curso. Rubén Xaus (Sant Cugat del Vallés, 1978) vive este año una pesadilla a lomos de su Yamaha M1, del equipo Tech 3, teóricamente de potencial similar a la del campeón mundial, el italiano Valentino Rossi. Pero la teoría nada tiene que ver, en el caso de Xaus, con la realidad. A falta de siete carreras para que finalice el campeonato y cuando ocupa la 14ª posición en la clasificación general de la categoría, el español observa, carrera tras carrera, cómo la progresión que cabía esperar en él no llega y cómo la presión que ejercen sobre él sus patrocinadores aumenta.

"Esta moto debe pilotarse de forma muy distinta a las Ducati que siempre he llevado hasta ahora", declara el catalán, que ha iniciado los contactos para regresar a la marca de Bolonia para el próximo año. "La Yamaha está concebida para alguien con una forma de pilotar muy concreta y yo estoy acostumbrado a otras sensaciones", añade Xaus, que, además, es el piloto de la parrilla con más caídas a lo largo de la temporada.

Su gran actuación en 2004 con la Ducati del equipo D'Antin en su debut en MotoGP -acabó el undécimo- le abrió las puertas para firmar un contrato de un año, con opción a otro, con el equipo en el que anteriormente habían militado pilotos como Alex Barros o Marco Melandri.

Ambos, ahora en Honda, tuvieron un paso más que discreto por el Tech 3. De hecho, el brasileño fue condenado hace poco más de dos semanas a indemnizar a Altadis, el patrocinador, con 2,4 millones de euros por incumplimiento de contrato. En 2003, Barros firmó con el equipo francés por dos años, pero, a pesar de sufrir un accidente en la primera prueba, en Suzuka, que le condicionó toda la temporada, Honda le ofreció una de sus HRC de MotoGP para suplir la baja de Rossi el año que Il Dottore se fugó precisamente a Yamaha. El brasileño no se lo pensó y rescindió unilateralmente el contrato.

Ese mismo año, Melandri, campeón del cuarto de litro, también firmó por Yamaha. Poco preveía el de Ravenna que su salto a MotoGP sería tan calamitoso. Dos años después, Melandri se ha desquitado con Honda y ha declarado que sus dos años en Yamaha frenaron su desarrollo como piloto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005