La oposición asegura que el Consell "hace aguas" al año de su remodelación

El PP califica de "éxito estelar" el curso político del Gobierno valenciano

PSPV y Esquerra Unida arremetieron ayer contra el Consell en vísperas de cumplirse el aniversario de su última remodelación (llevada a cabo el 26 de agosto de 2004), que el presidente Francisco Camps calificó de "profunda" y en la que incorporó a su gobierno a Juan Cotino (Agricultura), Justo Nieto (Empresa, Ciencia y Universidad) y Milagrosa Martínez (Turismo). El PP salió al paso de estas críticas calificando este año de "éxito estelar".

El PSPV emplaza a Camps a realizar nuevos cambios en su gabinete

El portavoz adjunto del PSPV-PSOE en las Cortes Valencianas Andrés Perelló afirmó ayer que al año de la remodelación del Consell, el equipo de gobierno "hace aguas por todas partes ante la incompetencia de sus miembros y la falta de capacidad de trabajo y gestión". Perelló apuntó que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "hizo un gobierno para su primer año, lo tuvo que cambiar para el segundo y todo apunta que tendrá que hacer uno nuevo para lo que le queda de legislatura". Según Perelló, el presidente de la Generalitat presentó estos cambios "como una renovación para mejorar ciertas áreas", sin embargo, después de un año, "ha quedado claro que la remodelación sólo ha traído frustración y desastre a esas consejerías".

El portavoz socialista dio un ácido repaso a las tres incorporaciones producidas en aquella remodelación. Señaló que el consejero de Empresa "ha sido uno de los grandes errores de Camps y su año de mandato ha supuesto una gran frustración para el sector de la industria valenciana" y aseguró que lo único que ha conseguido "ha sido aglutinar en su entorno una opinión totalmente negativa de todo el sector de la industria". En cuanto a la gestión de la consejera de Turismo, consideró que su nombramiento "fue una estrategia para paliar la debilidad de [Francisco] Camps en la provincia de Alicante, pero esta consejera no ha servido ni para que Camps tenga más fuerza, ni para que el turismo mejore, ni para que se planeen nuevos proyectos". El portavoz socialista se refirió también al consejero de Agricultura, Pesca y Alimentación, del que dijo que supone "una amenaza para la agricultura" y que "se dedica únicamente a hacer golpismo en las organizaciones agrarias que no lo secundan". Perelló extendió sus críticas al "fracaso" del consejero de Relaciones Institucionales y Comunicación Esteban González Pons y a "la depredación de territorio" del consejero de Territorio Rafael Blasco y emplazó a Camps a hacer otra remodelación del Consell.

La coordinadora de Esquerra Unida (EU), Gloria Marcos, también consideró ayer que el Consell "vive una situación de desgobierno" y apuntó como "única salida airosa para esta situación" un adelanto de las elecciones, aunque Camps "tendrá que llegar con lo puesto a 2007 porque su grupo vetó esta posibilidad en el Estatut". Marcos afirmó que un año después de la remodelación del Gobierno la Comunidad Valenciana "está en el mismo lugar", y añadió que para "este viaje no hacían falta tantas alforjas". Respecto a Nieto, Cotino y Martínez, refirió que "continúan inéditos o desaparecidos" y que la Comunidad Valenciana "sigue teniendo los mismos acuciantes problemas de antaño". Marcos calificó a los tres consejeros de "fichajes del verano pasado", y afirmó que han demostrado ser "una decepción absoluta". Asimismo, dijo que la crisis interna del PP "es una lacra que corroe por dentro al Consell".

Sin embargo, el vicesecretario regional del PP en la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa, resumió el curso político del Consell con el calificativo de "éxito estelar" y lo fundamentó en que "asienta una política que fortalece el crecimiento económico y el bienestar social". Según Costa, el Consell ha logrado en este año proyectar a la Comunidad "por encima de las expectativas" y este "éxito" ha provocado a la oposición "una verborrea infatigable".

El vicesecretario regional del PPCV aseguró que los cambios llevados a cabo en agosto de 2004 respondían a dos aspectos fundamentales: reforzar sectores estratégicos para el desarrollo social y económico de la Comunidad Valenciana y afrontar el cambio de signo político de un Gobierno central socialista "que hacía prever el caos, el derribo, el torpedeo a proyectos estratégicos y emblemáticos para la Comunidad Valenciana que tenían que ser fortalecidos". Para Costa, el Consell no sólo ha superado "una larga prueba de obstáculos" sino que ha salido "airoso" y "robustecido". La Comunidad Valenciana, explicó Costa, "no sólo ha conseguido convertirse en diana del turismo internacional, alcanzando cifras históricas de ocupación hotelera, sino que ha experimentado una carrera empresarial de éxitos gracias a propuestas sin precedentes como los Planes de Competitividad, el Plan de Suelo empresarial que creará más de 20 millones de metros cuadrados y 25.000 puestos de trabajo o las inversiones realizadas en investigación y desarrollo, un clima de optimismo económico que nos ha permitido crear 50 pymes al día durante el último año favoreciendo así el mercado de trabajo valenciano".

Además, Costa señaló el impulso de áreas como la cooperación o la participación ciudadana, la educación, el fortalecimiento de la Agricultura valenciana o "la modernización de los regadíos en un momento clave".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50