CULTURA Y ESPECTÁCULOS

El guionista Jean-Claude Carrière reivindica la figura de su maestro Luis Buñuel

Durante 19 años, el guionista y dramaturgo Jean-Claude Carrière fue colaborador del cineasta Luis Buñuel. Belle de jour, La vía láctea, Ese oscuro objeto del deseo y El fantasma de la libertad son algunos de los títulos de la filmografía del aragonés en los que participó. "Comí con él, los dos solos, más de 2.000 veces, más que muchos matrimonios", ilustra el guionista, autor de las memorias del realizador. Para él es un auténtico maestro, hasta el punto de que "antes de tomar una decisión, tanto profesional como en la vida, pienso qué haría él en mi situación", indicó Carrière en una reciente y fugaz visita a Barcelona.

"Un maestro auténtico es aquel que, tras su muerte, se queda contigo. Eso es lo que me ha ocurrido a mí con Buñuel", afirma. Carrière consideraba a Buñuel "como alguien de la familia". Lo dice con la absoluta naturalidad con la que habla de cualquier otro asunto, afable y buen conversador. Nada trasluce vanidad en este hombre que en su vasta carrera se ha ganado el mérito de ser considerado uno de los mejores guionistas europeos, con películas junto a directores como Jean-Luc Godard, Louis Malle y Milos Forman, y que ha colaborado estrechamente con el director escénico Peter Brook, como autor, entre otros, del celebrado Mahabharata.

"Un maestro auténtico es aquel que, tras su muerte, se queda contigo. Eso es lo que me ha ocurrido a mí con Buñuel"

A punto de cumplir 74 años, sigue cargado de proyectos. Acaba de terminar una primera versión de un guión junto a Fernando Trueba sobre la vida del artista Aristide Maillol, El artista y su modelo, y ha escrito el guión de la nueva película de Milos Forman, Goya's ghosts, con Javier Bardem y Natalie Portman en el dúo protagonista, que empezará a rodarse en septiembre. "Es la historia de un extremista español que pasa de un lado al otro, siempre en el extremo, y habla de la imposibilidad de mantenerse en el medio", explicó.

El cine y el teatro han sido desde siempre dos grandes pasiones en la vida de Carrière. Pero no las únicas. Su primera vocación fue la de historiador, un amor que mantiene vivo y que aflora de vez en cuando en sus trabajos, como en La controversia de Valladolid, dirigida por Carles Alfaro y protagonizada por Ferran Rañé, Manuel Carlos Lillo y Enric Benavent, que pudo verse el pasado mes de julio en el marco del festival Grec de Barcelona. La obra recrea un debate celebrado en el año 1550 acerca de la legitimidad del papel de los conquistadores españoles en América. Carrière abordó el tema primero como una película para la televisión francesa, que la estrenó en el 92 durante la conmemoración del quinto centenario del descubrimiento, y la ha adaptado también como novela y como obra de teatro.

El autor se mostró muy satisfecho de las soluciones del montaje que presentó el Teatro LLiure, tanto en lo que respecta al trabajo del director como al de los actores, un oficio que también conoce de primera mano. Acaban de finalizar en París las representaciones de su obra Les mots et la chose, sobre la relación entre un experto en vocabulario y una jovencita, dobladora de películas pornográficas, que acude a él para enriquecer el lenguaje del género.

La capital francesa estrenará a finales de agosto otra de sus piezas teatrales, El circuito ordinario. "Se desarrolla en Checoslovaquia en tiempos del comunismo y gira en torno al arte de denunciar", adelantó.

Jean-Claude Carrière.
Jean-Claude Carrière.CARLES RIBAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de agosto de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50