Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Lorenzo Sanz compra el Parma

El ex presidente del Madrid adquiere el club italiano, que arrastra más de 300 millones de deuda

Lorenzo Sanz, ex presidente del Real Madrid, controla desde ayer todas las acciones del Parma, a través de la sociedad Inversiones Renfisa, según anunció el club italiano en un comunicado oficial recogido por su página web. Ni el Parma ni Inversiones Renfisa, la sociedad administrada por María Luz Durán, la esposa de Sanz, que actua en calidad de apoderado junto a su hijo Lorenzo, han dado detalles sobre la cuantía económica de la operación, que se formalizará el 20 de septiembre.

"He comprado el club y vengo al Parma a trabajar para devolver al equipo a las más altas cotas del fútbol europeo", explicó ayer Sanz en un comunicado recogido por la agencia italiana ANSA. "Este club ha participado durante 14 temporadas consecutivas en las competiciones europeas, consiguiendo un palmarés envidiable, a la altura de los mejores clubes del continente", continuaba el ex presidente del Madrid. "Ya trabajo para hacer más grande al Parma", decía Sanz en el comunicado, antes de despedirse con su nueva rúbrica: "Lorenzo Sanz Mancebo, vuestro futuro presidente".

No es la primera vez que Lorenzo Sanz, constructor e inversor inmobiliario, se interesa en la compra de un club desde que perdió las elecciones a la presidencia del Real Madrid, en 2000, contra Florentino Pérez. En España controla el Granada, de Tercera División. En Suiza invirtió más de cinco millones de euros en adquirir el 20% de las acciones del Servette y ahora reclama en los tribunales 3.250.000 euros por estafa a Marc Roger, agente, entre otros, de Makelele y Anelka, además de ex presidente del club suizo.

Su nuevo club, el Parma, arrastra una deuda reconocida de más de 300 millones de euros, víctima de la quiebra de la lechera italiana Parmalat, la dueña del equipo y su principal patrocinador, que a fines de 2003 reconoció una deuda fraudulenta de 14.000 millones de euros. Desde ese momento todo han sido penurias para el club: Calisto Tanzi, propietario del grupo agroalimentario Parmalat y presidente de la entidad, fue detenido acusado de fraude y desvío de fondos por el magistrado encargado del macroproceso que juzga la quiebra de la empresa. El Parma se declaró insolvente en abril de 2004, cumpliendo así un requisito indispensable para encontrar comprador. Más tarde, en enero de 2005, se abrió el plazo para que se presentaran ofertas de compra. Y el golpe de gracia llegó en lo deportivo: los suplentes del Parma insuflaron nuevas ilusiones al club clasificando milagrosamente al equipo para las semifinales de la Copa de la UEFA. Allí, rodeados de frío y nieve, agarrados a la última oportunidad de hacer algo digno en una campaña desastrosa, les eliminó el CSKA de Moscú. Entonces, todo se derrumbó: el club salvó la categoría en el último minuto, tras imponerse en la eliminatoria de desempate al Bolonia, y Gilardino, su delantero estrella, fue traspasado al Milan por 25 millones de euros tras un verano de duras negociaciones.

El Parma es un club grande en una ciudad pequeña. Un equipo capaz de ganar una Supercopa de Europa, una Recopa y dos Copas de la UEFA pero en el que jugadores y técnicos no viven la presión de los grandes del calcio. El modelo que fue para el Villarreal español y el retiro perfecto para Arrigo Sacchi, que durante dos temporadas ejerció labores de secretario técnico para el club antes de volver a vivir el fútbol precisamente en el Real Madrid, el club que durante cinco años gobernó Lorenzo Sanz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de agosto de 2005