Hallado un inmigrante polaco muerto a golpes en la cabeza y en la cara

La policía busca a dos sospechosos de haber robado a la víctima

Un inmigrante polaco, Witold Kulcyk, de 38 años, fue hallado muerto la madrugada de ayer en una nave industrial de Getafe. Presentaba golpes en la cabeza y en el rostro. La policía busca a dos compatriotras del fallecido, con los que supuestamente mantuvo una discusión la noche del pasado domingo. El móvil del homicidio fue el robo. Este crimen eleva a 34 los registrados en la región en lo que va de año.

El hallazgo se produjo pasada la una de la madrugada, cuando el polaco Artur O., de 29 años, acudió a las dependencias de la Policía Local de Getafe, en el barrio del Sector III. Éste alertaba de la presencia de un cadáver en una nave industrial del camino de los Depósitos. El hombre, que habla muy mal castellano, les pidió a los agentes que le acompañaran a la nave.

Allí estaba el cadáver de Witold Kulcyk -regularizado en España- boca arriba y tapado con una manta. Presentaba síntomas de rigidez y heridas en la cabeza y el rostro. También tenía signos de haber sido arrastrado hasta ese lugar. La nave estaba vacía en ese momento, según comprobaron los agentes.

Artur O. relató a los agentes que el pasado domingo estaba durmiendo en la nave en la que vive, cuando entraron dos ciudadanos polacos. Uno de ellos llevaba un cuchillo en la mano. Le despertaron y le dijeron que se marchara a beber unos tragos en una nave colindante. Allí estaba otro polaco, tumbado en el suelo, con la cara ensangrentada. Estaba vivo y balbuceaba, aunque no pudo entender lo que le decía. Los dos primeros le obligaron a limpiarle la cara. En un momento de descuido, Artur O. huyó a la carrera del lugar.

Identificados

La declaración de este testigo ha permitido la identificación de los dos hombres que supuestamente fueron los causantes de las heridas que costaron la vida a Kulcyk. El que llevaba el cuchillo es una persona de unos 30 años, 1,70 de estatura, delgado, con el pelo rubio corto, ojos claros y sin marcas aparentes. Vestía vaqueros claros y camiseta blanca. Su acompañante tiene más de 40 años, de complexión fuerte, de 1,60 de estatura, ojos oscuros, pelo muy corto, moreno, y con varios tatuajes en el pecho, entre ellos una estrella.

Los policías locales han traspasado las investigaciones al Grupo VI de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. En principio, todo apunta a un posible robo a la víctima, ya que dos días antes de su muerte había acudido a la nave industrial diciendo que tenía bastante dinero. Éste procedía de la venta de un piso en Getafe, que compartía con su esposa.

Los agentes encargados del caso han ordenado la búsqueda y detención de los hombres identificados como supuestos autores del homicidio.

El hombre que alertó del homicidio, Artur O., ha sido detenido por los investigadores por su presunta participación en los hechos, además de ser acusado de colaborador necesario en la ocultación de pruebas. El arrestado asegura que fue obligado por los dos hombres a deshacerse del cuchillo empleado en la agresión. Lo ocultó entre unas ramas al lado de las naves, del camino de los Depósitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50