Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socios de Auna venden la filial de cable sin obtener plusvalías

Ono paga 2.251 millones, pero asume sólo el 10% de la deuda

Los socios de referencia de Auna -Santander, Endesa y Unión Fenosa- no obtendrán ninguna plusvalía por la venta de la división de cable del grupo (Auna TLC) a Ono. Este operador de cable anunció ayer que pagará 2.014 millones en efectivo, pero sólo asumirá 237 millones de deuda. El resto de la deuda, hasta 2.000 millones, será saldado por la propia Auna con los fondos que reciba de Ono.

Lo comido por lo servido. Los socios de Auna no obtendrán ninguna plusvalía por la venta a Ono de su división de cable (Auna TLC).Y es que la mayor parte de los fondos que recibirán por esa enajenación deberán emplearlos en saldar la deuda financiera de la filial, que asciende a 2.000 millones de euros, según el diseño de la operación.

Ono ha valorado Auna TLC en 2.251 millones, de los que pagará en efectivo 2.014 millones y asumirá deuda por 237 millones, poco más del 10% de la deuda total del grupo. Con los fondos que ingresará en efectivo, Auna TLC, propiedad de la sociedad holding Auna, liquidará el resto de su deuda.

El resultado es que los accionistas no ingresarán nada en caja por la operación, que tampoco tendrá ningún impacto directo en su cuenta de resultados, tal y como reconocieron ayer Endesa y Unión Fenosa en sendas comunicaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ganancias por Amena

De hecho, tanto las eléctricas como Santander declararon ayer que por la venta de su participación en el conjunto del grupo obtendrán las mismas plusvalías que las que declararon la semana pasada por la venta a France Télécom del 83,4% de Amena, la división de la telefonía móvil, de 2.500 millones de euros, lo que equivale a reconocer que no lograrán plusvalía alguna por Auna TLC.

Endesa declaró una plusvalía de 1.100 millones por la venta ahora del 26,17% de Amena, a los que se sumarán otros 250 millones adicionales si vende dentro de tres años el 6,5% con el que se queda. Fenosa obtendrá unas ganancias conjuntas de 783 millones por el 18,5% del capital que posee de Amena (640 millones ahora y 143 millones dentro de tres años). Santander se anotará unas ganancias de alrededor de 400 millones por su 32,08%.

Esa falta de generación de plusvalías es lo que ha motivado la demora en el proceso de venta, debido a las diferencias entre los socios y, en particular, entre Santander y las eléctricas, informaron en fuentes de la operación.

El banco era partidario de una venta rápida a Ono, puesto que la operación tenía un efecto neutro para él, pues no en vano es accionista tanto de Auna como de Ono, donde posee un 17%. Las eléctricas consideraban que el precio era bajo, basándose en que Ono ya presentó en abril pasado una oferta no vinculante por 2.600 millones de euros, pero no fue atendida por la dirección de Auna.

Ono financiará la adquisición de Auna TLC mediante una ampliación de capital de 1.000 millones de euros suscrita por los fondos JP Morgan, Providence, Quadrangle y Thomas H. Lee, socios en el consorcio que pujó por la división de cable. El resto se obtendrá a través de financiación bancaria.

Un aspecto que queda por dilucidar es si Ono mantendrá la plantilla cifrada en alrededor de 3.500 personas. En particular, será difícil de encajar en el organigrama de Ono el grupo de 700 empleados que trabajan en el corporativo y que prestan servicio tanto para Amena como para Auna TLC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 2005