Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AUTOMOVILISMO | Gran Premio de Hungría de Fórmula 1

"Cada carrera es una sorpresa"

Alonso busca ahora puntuar y Raikkonen desea igualar el campeonato en dos carreras

La última conferencia de prensa de Fernando Alonso en cada circuito transcurre en un ambiente apocalíptico, mientras que media docena de operarios desmontan el imponente motor-home de Renault. En bermudas, con la gorra calada, rodeado de grabadoras y periodistas, el piloto asturiano contemporizó siguiendo el refrán al pie de la letra: al mal tiempo, buena cara. "He tenido un poco de mala suerte, pero a veces me toca a mí la buena suerte y a veces la mala. Nos hemos tocado muchos coches en la salida. Además de tener que parar para cambiar el morro, durante la carrera, he perdido muchas piezas aerodinámicas y no iba muy rápido", relató. La táctica de Alonso varió de manera inmediata. Su objetivo pasó a ser adelantar el máximo de coches para obtener el mejor puesto posible para la calificación del próximo Gran Premio de Turquía, dentro de tres semanas.

Alonso: "Hemos tenido problemas de subviraje, de tracción, de frenada, un poco de todo"

Alonso evitó cualquier tipo de controversia sobre la maniobra que efectuó Ralf Schumacher y que desembocó en el incidente que tanto le perjudicó en la salida. "Ralf me sorprendió un poco con los dos últimos movimientos que hizo", explicó. "Bloqueó un poco los neumáticos, iba un pelín pasado y seguramente no me vio porque iba por el interior. No miró por los espejos y no tuve más sitio para meter el coche que por encima del piano. Ibamos casi a la par en un momento de la frenada y por eso me ha sorprendido que tomase la curva sin tener en cuenta que iba alguien por dentro. Pero ha sido un incidente de la carrera. Estas cosas pasan; unas veces perjudican a unos y otras a otros. No le suceden siempre a Kimi [Raikkonen] como suele decirse".

Alonso no exhibió ninguna muestra de desánimo a pesar del mal resultado obtenido en Hungaroring. "Tenemos un buen margen. Con 60 puntos en juego, mantenemos 26 de ventaja, casi la mitad. Por lo tanto, estamos en una posición muy buena. La ventaja es buena si acabo todas las carreras. Si no, se complica la situación así que, a partir de Turquía, hay que cumplir ese objetivo. Pero en cualquier carrera puede pasar cualquier cosa, como ha sucedido en esta. Pero ellos tienen que ganar todas las carreras y el McLaren hoy por hoy no es tampoco el coche más fiable del mundo. Tenemos que llegar a los circuitos sin ninguna idea preconcebida sobre lo que puede pasar. Cada carrera está siendo una sorpresa".

Satisfecho por la fiabilidad de su Renault, Alonso expresó, sin embargo, algunos reparos sobre el rendimiento en Hungría de su coche y el de su compañero Giancarlo Fisichella, que concluyó en la novena posición, sin puntuar. El piloto asturiano considera que Raikkonen arriesgó mucho cargando muy poca gasolina. El piloto finlandés tuvo que repostar en la 11ª vuelta. "Es una locura, pero les ha salido bien porque todos los demás nos hemos quedado. Hemos ido algo más despacio en ritmo de carrera y en eso tenemos que mejorar". Y especificó: "No sé muy bien qué ha sucedido pero el coche no ha sido cómodo de conducir durante todo el fin de semana. Hemos tenido problemas de subviraje, de tracción, de frenada, un poco de todo. Y no hemos conseguido el agarre necesario para ser competitivos".

A Kimi Raikkonen no le cambió la cara, siempre con el mismo rictus aunque algo más colorado y congestionado tras una carrera en la que la temperatura rondó los 35 grados, pero sí cambió el tono de sus declaraciones, mucho más optimistas. "Ahora mantenemos muchas más posibilidades de luchar por el título que antes de esta carrera. Vamos a intentar dar lo mejor de nosotros mismos para igualar el campeonato en las dos próximas carreras y vamos a presionar al máximo a Alonso para intentar alcanzarle". Si Alonso cumplió 24 años el pasado viernes, ayer fue el primer aniversario de boda de Raikkonen. El piloto finlandés fue felicitado a pie de pista por su esposa, la ex modelo Jenny Dalhman, y también por sus padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 2005