Reportaje:

El cuerpo, instrumento expresivo

La compañía de la mítica coreógrafa Martha Graham se presenta en Legazpi

De la mitología griega surge Cave of the heart (1946): Medea, una hechicera que se enamora de Jasón y utiliza sus poderes mágicos para ayudarle a conseguir el Vellocino de Oro, pero cuando la abandona planea un complot para acabar con su rival y sus dos hijos. Inspirada en la vida real, Sketches from chronicle (1936) evoca imágenes de la época de entreguerras: las protestas de los años treinta, la Guerra Civil española y la gran depresión de Estados Unidos. Coreografías que se mueven entre argumentos clásicos y contemporáneos, que toman fuerza en sentimientos básicos y universales como el amor y las oscuras pasiones.

Constituyen parte del legado de la mítica bailarina y coreógrafa, la estadounidense Martha Graham (1894-1991), y que su compañía presenta hoy y mañana dentro de Los Veranos de la Villa, en el antiguo matadero de Legazpi.

"Tenemos que desnudar el alma ante el público y para eso hay que tener agallas"
Graham creó 181 coreografías con una técnica original a lo largo de 70 años

Después de 12 años de su última actuación en Madrid, el ballet de Martha Graham regresa liderado por los bailarines Martin Lofsnes y Alessandra Prosperi, y con la directora de programación artística, Susan Kikuchi, quienes ayer presentaron el espectáculo con la directora de Los Veranos de la Villa, Mora Apreda.

En las dos únicas funciones, el programa se abrirá con una de las obras más recientes, Acts of life, estrenada en 1981, "donde se puede apreciar la belleza de la técnica de Martha Graham en su esplendor a través de los cuerpos de los bailarines", según Kikuchi; y se cerrará con Sketches from Chronicle. Cave of the heart se alternará con Embatled Garden (1958), una historia de amor y traición basada en Adán y Eva y que incluye a Lilith, según la leyenda, primera mujer de Adán. "En esta coreografía se materializa el poder de la obra de Martha. No se trata de obras de museo, sino de piezas revestidas de gran humanidad", explicó ayer Martin Lofsnes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Se ha recurrido a un programa doble, según la directora de Los Veranos de la Villa, para mostrar el mayor número de obras posibles.

Considerada como la decana de la danza moderna, Martha Graham creó 181 coreografías con una técnica original a lo largo de 70 años de carrera. Enseñó que cualquier movimiento del cuerpo debía partir de los músculos del abdomen, zona conocida como el plexo solar y considerada el centro de energía del ser humano.

Alessandra Properi resaltó que el secreto del éxito de la coreógrafa estriba en que "no enseñaba a expresarse sólo con la cara, sino a utilizar la sensibilidad de todo el cuerpo desde dentro, ayudaba a sentir las vibraciones internas". Tenemos que "desnudar el alma" ante el público "y para eso hay que tener agallas", no todo el mundo "quiere ni está dispuesto a hacerlo", añadió Properi.

Esa propuesta fue la que llevó a reconocidos actores a recibir sus enseñanzas sobre el uso del cuerpo como instrumento expresivo; entre ellos, Bette Davis, Kirk Douglas, Madonna, Liza Minnelli, Gregory Peck, Tony Randall y Anne Jackson.

Martha Graham también fue revolucionaria al admitir a bailarines de todas las razas en su compañía. "Cuando creó la coreografía Cave of the heart, no tuvo reparo en otorgarle el papel de la Princesa (la rival de Medea) a una bailarina asiática, y el de Jasón, a un bailarín negro, y en ese sentido se adelantó a su época en un momento en el que todavía la segregación predominaba en EE UU", según Kikuchi.

Otra de sus facetas innovadoras fue su colaboración con artistas de otros ámbitos como compositores, diseñadores de vestuario y escenógrafos.

La diva de la danza dio importancia especial al vestuario utilizado en las coreografías, que en gran parte diseñó ella misma. Properi comentó que aporta un significado "más intenso a las piezas", y que excluye la frivolidad o las modas. Lofsnes coincide en esta idea y resalta que el diseño del vestuario y la música no son elementos decorativos en las obras, sino "elementos dramáticos de la danza".

El legado de la legendaria coreógrafa continúa vigente gracias a la Martha Graham Dance Company, creada en 1926, campo de entrenamiento de ilustres bailarines como Merce Cunningham, Paul Tayer, Glen Tetley y Pascal Rioult; el Martha Graham Ensemble y a los estudiantes de la Martha Graham School of Contemporary Dance.

Marta Graham Dance Company. Hoy y mañana, a las 22.00. Matadero de Legazpi. Paseo de la Chopera, 10. Entradas: 12, 20 y 30 euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS