Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTRONOMÍA | Sistema Solar

Un estudio indica que Marte está helado desde hace 4.000 millones de años

La reconstrucción del pasado de Marte da un paso adelante con los resultados de una investigación cuya conclusión es que en el planeta rojo, desde hace muchos millones de años, no ha habido temperaturas medias suficientemente templadas como para que fluyera agua líquida por su superficie de modo estable. Esta conclusión supone un obstáculo serio para las hipótesis que defienden que Marte pudo ser un entorno hospitalario en el pasado para que surgiera y evolucionara la vida, a no ser que fuera en los primeros 500.000 años de su historia, ya que el Sistema Solar no tiene más de unos 4.600 millones de años.

Dos científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) informan en el último número de la revista Science que el suelo y el subsuelo superficial de Marte han estado congelados, con temperaturas medias superficiales similares a las de hoy -inferiores a cero grados centígrados- en los últimos 4.000 millones de años. Su trabajo se basa en el análisis de meteoritos de origen marciano recogidos en la Tierra, incluido el célebre ALH84001, en el que unos científicos afirmaron, en 1996, haber encontrados indicios de vida marciana remota.

La investigación no descarta que hubiera en el planeta rojo bolsas aisladas de agua

David Shuster y Benjamin Weiss (actualmente en el Instituto de Tecnología de Massachusetts), han estudiado esas rocas que fueron arrancadas de Marte, -posiblemente por el impacto de algún cuerpo- y llegaron a la Tierra. Han analizado siete meteoritos de tipo nakhlites más el ALH84001 y, mediante técnicas geoquímicas, han reconstruido la historia térmica de cada uno, descifrando la temperatura media prolongada a la que estuvieron sometidos.

"Hemos analizado los meteoritos de dos formas", dice Weiss en un comunicado de Caltech. "Primero hemos evaluado las temperaturas que pudieron sufrir al salir disparados de Marte, hace entre 11 y 15 millones de años". Los científicos concluyen que es muy poco probable que estos meteoritos sufrieran altas temperaturas al ser arrancados del planeta rojo. De hecho, Weiss participó en un estudio de hace años se defendía que el meteorito ALH84001 nunca estuvo sometido a temperaturas suficientemente altas como para esterilizarlo, destruyendo alguna forma de vida que hubiera podido alojar.

La segunda parte del estudio ha consistido en descifrar la historia térmica de las piedras marcianas analizando el contenido de argón en ellas. El argón es un gas noble cuya tasa de desintegración radiactiva se conoce con precisión, por lo que se utiliza rutinariamente para datar la antigüedad de rocas.

Pero la temperatura influye en el argón y cuanto más fría ha estado la roca más cantidad de este elemento retiene. Shuster y Weis han comprobado así que durante miles de millones de años los meteoritos analizados han perdido una mínima fracción del argón original, lo que indica que han estado en condiciones de bajas temperaturas durante un larguísimo período de tiempo.

Muchos científicos han barajado la idea de que Marte pudo tener en el pasado océanos permanentes y enormes flujos de agua. Sin embargo, los datos aportados por la misión de los vehículos de la NASA Spirit y Opportunity no apoyan esta hipótesis, sino que parece más probable que hubiera agua líquida en algunos períodos de tiempo en lagos aislados.

"Nuestra investigación no descarta que hubiera en Marte bolsas aisladas de agua durante largos períodos de tiempo, sino que no ha habido grandes extensiones estables de agua líquida durante 4.000 millones de años", aclara Weiss. Para los entusiastas de la hipótesis de vida en Marte, este investigador puntualiza que el nuevo hallazgo no afecta a la teoría de la panspermia, según la cual la vida podría circular por el Sistema Solar de un mundo a otro transportada por meteoritos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 2005