Al Qaeda reivindica el atentado de Egipto que ha causado 88 muertos

"Vimos un cadáver partido por la mitad lanzado al jardín", dice un turista español

Al Qaeda reivindicó ayer el triple atentado terrorista de la madrugada del viernes al sábado en la ciudad turística egipcia de Sharm el Sheij, a orillas del mar Rojo. El número de muertos asciende al menos a 88 -ocho de ellos extranjeros-, y el de heridos supera los 200, entre ellos, cuatro españoles. Las cifras pueden aumentar cuando los servicios de emergencia acaben de remover escombros.

La explosión de tres coches bomba en una de las áreas más concurridas y turísticas de la ciudad provocó escenas de pánico y propició saqueos en comercios, especialmente en las joyerías. Uno de los vehículos fue lanzado por un conductor suicida contra el hotel Ghazala Gardens y causó efectos devastadores.

Más información
Terror sin fronteras

"La onda expansiva fue tremenda, hasta tal punto que vimos un cadáver partido por la mitad que había sido lanzado hasta el otro lado de la calle y había aterrizado en el jardín de enfrente", relata Fernando Lima, uno de los españoles que se encontraban en el lugar y que resultó ileso. "Llegó un taxi en sentido contrario", recuerda José Manuel Pérez, quien tampoco sufrió daño alguno. "Las ventanas estaban rotas; el conductor salió del vehículo y cayó muerto".

Este ataque terrorista, el más grave que ha sacudido Egipto en los últimos años, se produce en medio de la psicosis creada por los atentados de Londres y supone una afrenta directa al presidente Hosni Mubarak, gran aliado de Estados Unidos en Oriente Próximo. Fue él quien mandó construir esta ciudad, la convirtió en uno de los enclaves turísticos más mimados por el Gobierno y erigió en ella un palacio faraónico en el que suele pasar largas temporadas en el invierno.

Un hombre observa lo que parece un trozo del motor del coche bomba en la entrada del hotel Ghazala Gardens.
Un hombre observa lo que parece un trozo del motor del coche bomba en la entrada del hotel Ghazala Gardens.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS