Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS EFECTOS DE LA SEQUÍA Y EL CALOR

Cerca de un centenar de niños son desalojados a causa de un incendio en Sant Quirze Safaja

El acceso al Montsec y al parque del Montsant queda prohibido para evitar siniestros

Sant Quirze Safaja / Lleida

El fuego apareció ayer de nuevo ayer, hacia las seis menos cuarto de la tarde, en Sant Quirze Safaja (Vallès Oriental) y obligó a desalojar preventivamente a 91 niños de una casa de colonias, un centro de acogida y una masía. Al cierre de esta edición, el incendio había arrasado 75 hectáreas y no estaba controlado. El fuego empezó junto a la carretera 1413-B, que une esta población con Centelles, y avanzó rápidamente hacia el norte, una zona muy accidentada de espesos y frondosos bosques.

Los niños fueron desalojados de la casa de colonias Mas Badó, del centro de acogida del antiguo sanatorio de tuberculosos Puig d'Olena y de Mas Rovireta. Todos ellos fueron trasladados al polideportivo de Sant Feliu de Codines. Según explicó una de las 13 monitoras, Maria Pastells, los niños reaccionaron de forma muy serena. "Cuundo volvíamos de excursión hemos visto una columna de humo muy espesa y un fuego en la montaña, no hemos entrado en la casa y hemos esperado afuera a que los bomberos nos confirmaran el desalojo", explicó.

Los monitores explicaron a los niños, de entre 6 y 12 años, lo que sucedía. "Lo han entendido perfectamente y han subido ordenadamente al autocar", dijo uno de los cuidadores. "Ya en Sant Feliu de Codines, hemos organizado actividades deportivas y juegos, ahora hay muchos jugando con la pelota, la mayoría pasarán la noche aquí", añadieron.

Apoyo a los menores

Ayer muchas madres de Sant Feliu se dirigieron al polideportivo para ofrecer su ayuda, fuera cocinando, fuera dando apoyo a los niños. También había una psicóloga, aunque la monitora aseguró: "Los niños están muy tranquilos".

Sant Quirze Safaja tiene tan sólo medio centenar de habitantes y, aparte de la casa de colonias y el sanatorio, en la zona del incendio tan sólo hay algunas masías, en su mayoría deshabitadas.

Para combatir el fuego se realizó un amplio despliegue de efectivos terrestres y aéreos. Contra el fuego lucharon 67 vehículos terrestres y 19 aéreos, y las Agrupaciones de Defensa Forestal. Pese al esfuerzo frenético de los bomberos, anoche tan sólo habían podido estabilizar la cabeza y el flanco derecho del incendio. Seguía sin control el flanco izquierdo.

El primer fuego importante fue el del pasado 19 de junio, que quemó 839 hectáreas en el área de Talamanca (Bages). El 5 de julio las llamas arrasaron 207 hectáreas de bosques en Castellbisbal (Vallès Occidental) y obligaron a desalojar 600 personas de las urbanizaciones. Hace poco menos de una semana le tocaba otra vez al Bages, donde un incendio de gran virulencia devastó 1.500 hectáreas.

Precisamente, para prevenir los incendios el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat prohíbe desde ayer el acceso motorizado al macizo del Montsec (Noguera) y al parque natural de la Serra de Montsant (Priorat). Las restricciones de acceso a estas zonas forestales de gran valor natural y muy frecuentadas los fines de semana por excursionistas y practicantes de deportes de aventura se mantendrán hasta que remita la ola de calor.

La sequía, las altas temperaturas y la proximidad del fin de semana han acelerado las medidas previstas por la Administración catalana para reducir el peligro de incendio que existe en amplias zonas de Cataluña. El consejero de Medio Ambiente, Salvador Milà, advirtió el miércoles del elevado riesgo que se prevé para los próximos cuatro o cinco días y pidió a los ciudadanos que extremen las precauciones para evitar que se declaren fuegos.

La Noguera es una de las 17 comarcas catalanas en las que el riesgo de incendios es muy alto. La Generalitat activó ayer el nivel tres del Plan Alfa, que equivale a una situación de máxima alerta, en las sierras del Montsec y del Montsant. Si no bajan las temperaturas antes del fin de semana, las restricciones que se empezaron a aplicar ayer para el acceso a estas dos sierras podrían extenderse también a la de Prades.

Ayer se cerraron los accesos al Montsec. La medida no comporta la colocación de barreras físicas en las pistas, sino que se lleva a cabo mediante patrullas en las que participan miembros del cuerpo de Agentes Rurales, Mossos, bomberos y Agrupaciones de Defensa Forestal, en coordinación con los ayuntamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 2005