Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laporta, en calzoncillos

El presidente del Barça, irritado, se quitó los pantalones en el detector de El Prat

Enfrentado el sábado al detector de metales del aeropuerto barcelonés de El Prat, Joan Laporta dejó a los viajeros una imagen sorprendente: el presidente del Barça en calzoncillos. Viajaba Laporta hacia Bosnia, en misión institucional, cuando el aparato se empeñó en jugar con sus nervios. Puestas en alerta máxima tras los atentados de Londres, las alarmas se dispararon la primera vez que Laporta intentó traspasar el arco. El presidente del Barça retrocedió, se desprendió de llaves y monedas e hizo un nuevo intento. Las alarmas volvieron a saltar. Laporta dejó entonces su reloj y sus bolígrafos y emprendió la tercera intentona. La alarma insistió en sonar.

Harto de tanto pitido, exaltado por la reiteración, el presidente del Barça perdió los nervios. Insultó al personal de seguridad, se sacó los zapatos y los hizo volar, antes de irse a por el cinturón y el pantalón. Ante la mirada estupefacta de los que le rodeaban, Laporta se quitó los pantalones, los metió en una cesta para que pasaran el control y, durante unos minutos, aguardó, en calzoncillos, alguna reacción.

El primero en hacerlo fue un miembro de la Guardia Civil que, estupefacto por el episodio, le solicitó el DNI y, tras escuchar algún que otro insulto, se lo llevó a un aparte. Minutos después, Laporta reaparecía adecentado, con sus pantalones y zapatos, pero idéntico cabreo.

La historia la contaba ayer en una carta al diario Abc, el periodista José María García-Hoz, testigo de la escena. Consultadas por este diario en la mañana de ayer, fuentes del club azulgrana aseguraron estar al corriente de un "incidente" ocurrido el sábado en El Prat, pero no ofrecieron más detalles. Sin embargo, fuentes cercanas al personal del aeropuerto barcelonés confirmaron los hechos tal y como los relata el mencionado periodista. Y no sólo eso: según las mismas fuentes, las imágenes del curioso incidente protagonizado por Laporta fueron grabadas por las cámaras del aeropuerto.

No confirmaron, en cambio, el resto de la escena, pues, según García-Hoz, seguidor del Barça, hubo más. Instalados en la sala de espera, el periodista le recriminó al presidente su comportamiento poco "cívico" y su "falta de gusto". Y Laporta, lejos de disculparse, se encaró con él: "¿Qué pasa? ¿Te has excitado?", le espetó.

Molesto con la actitud del presidente del Barça, García-Hoz decidió denunciar públicamente el hecho. Avisado del revuelo, Laporta salió al paso desde el aeropuerto de Milán. "Sólo intenté solucionar una situación de bloqueo", se defendió. "En ningún caso perdí los nervios. No insulté a nadie ni hice ningún discurso homófobo". Laporta lamentó "profundamente" el revuelo y pidió disculpas a los barcelonistas que se hayan sentido ofendidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 2005