Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cigüeña que viene

Un proyecto de empresas de bebé se presenta en la feria de la moda infantil

Proyecto Cigüeña podría ser el nombre de la operación secreta de algún servicio de inteligencia occidental. No lo es. Se trata de una iniciativa que arrancó hace apenas un par de meses y que estos días se presenta en Feria Valencia con motivo de la Feria Internacional de la Moda Infantil y Juvenil (FIMI), inaugurada ayer y que permanecerá abierta hasta mañana domingo. La iniciativa en cuestión ha llevado a siete empresas dedicadas a la moda textil de bebés ubicadas en el Valle de Ayora a ponerse a trabajar con la vista puesta en consolidarse como cluster. La zona tiene una gran tradición textil, que arrancó a finales de los 60 y principios de los 70 con la subcontratación de producto. Subcontratación que era parte de la economía sumergida y que ocupaba principalmente a mano de obra femenina. Con el tiempo, esta forma de producción decayó y se empezó a buscar un nicho de negocio, según explica Alberto Verdejo, gerente del Leader Ayora Cofrentes, impulsor del proyecto en colaboración con el Impiva (Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana) y el Servef (Servicio Valenciano de Empleo y Formación). La fabricación textil ha logrado cuajar en esta comarca del interior de la Comunidad Valenciana cuya economía se basa principalmente en el sector servicios y en la construcción y con muy poca actividad industrial.

Las firmas, ubicadas en el Valle de Ayora, quieren abrir mercados y aprovechar sinergias

Las firmas son pymes y micropymes (la más pequeña tiene cuatro trabajadores y la mayor algo más de 20, aunque Verdejo puntualiza que en una zona como el Valle de Ayora son grandes empresas) cuyo producto es de gama alta por lo que no compiten en precios con la producción procedente de países con menores costes laborales y que han decidido dejar de lado el individualismo en determinados aspectos de la gestión empresarial y buscar sinergias en temas como la búsqueda de diseñadores, de proveedores e incluso en la apertura de mercados exteriores, un mercado sin explotar por el momento por estas empresas. Es, en definitiva, una reordenación de sus respectivos modelos estratégicos. Uno de los objetivos más ambiciosos, sin embargo, es la creación de un centro de innovación en la zona.

El proyecto pretende implicar en una primera fase a otras empresas de la zona (se estima que hay más de una veintena dedicadas al sector textil) aunque no centren su actividad en la moda de bebé. En una segunda fase, a medio plazo, los promotores buscan implicar también a otras empresas de productos de bebé, entre ellas del sector agroalimentario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005