Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un astronauta aterriza en Sevilla

El ingeniero aeronáutico Pedro Duque satisfizo ayer todas las curiosidades de los estudiantes de la Universidad Hispalense

El director de la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla, Federico París, no imaginaba que un 5 de julio, día en que las clases y la mayoría de exámenes han terminado y a una hora, las cinco de la tarde, en la que el calor aprieta con más fuerza, habría gran cantidad de alumnos esperando para escuchar a Pedro Duque, pero sí fue así. Muchos de los 200 asistentes que acudieron a la cita tuvieron que oír al astronauta de pie, apostados en los pasillos de la sala.

Duque entró al Aula de Grado de la escuela para dar una charla a los alumnos, aprovechando la visita que realizaba al centro con motivo de la entrega de títulos a la última promoción.

Duque basó su intervención en una de las dos salidas al espacio que ha realizado, la misión que inició en la nave Soyuz para llegar a la Estación Espacial Internacional. Para ello, mostró un vídeo y explicó cada fase del viaje.

"¿Hay algo que no comprendes?, fue una de las primeras preguntas que dispararon los alumnos. "Hay muchísimas cosas que no comprendo. Me han orientado hacia la comprensión de las operaciones de sistemas, pero hay cosas que sólo el que las ha inventado las entiende", explicó el astronauta.

Uno de los asuntos que más preocupaba a los estudiantes de Ingeniería era el futuro que les esperaba. Duque no dio demasiadas explicaciones sobre su vida académica. Recordó su experiencia como becario en un laboratorio y su posterior ingreso en la empresa de su profesor. Pero sí insistió en la importancia de los estudios de ingeniería para hacer un trabajo con garantías. "Después de terminar esta carrera", dijo, "te cuesta casi nada comprender cómo funcionan las cosas".

España, en buen lugar

Los alumnos se interesaron también por el prestigio de los ingenieros españoles en el extranjero. Para Duque, la situación de España en la Agencia Espacial Europea es muy buena, pues cree que los estudiantes españoles, italianos y franceses cuentan con bases de investigación muy sólidas. "A nosotros, el estudio de ingeniería nos sirve para decir "ah, sí, sí, claro"; otros tienen que decir, "espérate, que lo apunto", explicó entre las risas del público.

Duque habló también sobre las diferencias entre la industria espacial estadounidense y la rusa. "Una es más ruda y otra más sofisticada, pero las dos son buenas. Al final, por sólido, los astronautas coincidimos en estar más seguros en un cohete ruso", aclaró con una sonrisa.

Un alumno quiso saber su opinión sobre la industria militar. "Tiene dos carencias derivadas de tener que trabajar en secreto: por un lado, no tienen control externo y, por otro, sus investigaciones no se pueden utilizar para productos de consumo público", contestó.

"¿Has sentido miedo?", fue otra de las cuestiones a las que el astronauta respondió con argumentos objetivos: "Lo más importante para no ofuscarse es la previsión". Duque explicó que la preparación ante cualquier imprevisto es la mejor defensa contra el miedo. "Ya sabes donde te metes", recordó.

Ser astronauta es algo que va más allá de ser ingeniero aeronáutico. "Hay que ser también enfermero, fontanero o lo que haga falta", explicó Duque. Tras decir esto, tuvo que responder a la pregunta sobre cuáles son las cualidades que debe tener un ingeniero para llegar a salir al espacio. "Saber trabajar en equipo, querer aprender constantemente cosas nuevas y ser una persona con flema. La serenidad es fundamental", dijo. Pero, además de todo esto, el astronauta recordó a los alumnos que, cuanto mejor ingeniero se sea, "más fácil es estar preparado para salir".

Duque, que no recordaba más condiciones, informó a los alumnos de que en tres años se presentará al proceso de selección para otro viaje. "Entonces, reflexionaré más y contaré a otros chicos más cosas", prometió.

Duque recordó, ante la cuestión planteada por un alumno sobre las energías renovables, que "vivimos de prestado", puesto que tanto el petróleo como otras fuentes de energía son finitas. "Para la humanidad", dijo, "cuanto antes nos despertemos, mejor". Tras esto animó a los alumnos a investigar en nuevas formas de energía.

Después de la charla, Pedro Duque acudió a la entrega de diplomas de los alumnos licenciados y dio la última lección ante el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, otras personalidades, los recién titulados y sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005