Aguirre propondrá a Zapatero que impulse vuelos directos con Japón

La presidenta quiere atraer a turistas del sureste asiático

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, trasladará al Gobierno central la petición recibida de empresarios japoneses de abrir vuelos directos entre España y Japón para potenciar los intercambios económicos, culturales y turísticos entre ambos países. Aguirre también anunció un Plan Asia para atraer a la región madrileña visitantes de, fundamentalmente, China, Corea y Japón.

La jefa del Ejecutivo asistió ayer a los actos conmemorativos del Día de la Comunidad de Madrid en la Expo Universal de Aichi, en Japón. Fue durante esta visita cuando anunció el interés de los empresarios japoneses por abrir conexiones aéreas directas con España. En este sentido, el Gobierno regional recuerda cómo la visita oficial que Aguirre realizó a China el pasado enero agilizó el establecimiento de vuelos directos entre Madrid, Pekín y Shanghai, rutas que ya están operativas.

En cuanto al Plan Asia que prepara la Comunidad, contempla una campaña informativa para que los japoneses conozcan mejor la realidad de Madrid, unas jornadas gastronómicas con los mejores cocineros españoles, guías de información turística en japonés y un ciclo de flamenco. También prevé que actividades culturales de la Comunidad se extiendan en jornadas abiertas al público a Tokio y otras ciudades de Japón durante varios fines de semana, y que los lugares turísticos de Madrid incluyan información de sus servicios en japonés.

En esta línea, la web de Turismo de Madrid incluirá el japonés y se fomentarán las becas, cursos de verano e intercambios de estudiantes en Madrid. La presidenta citó un informe elaborado por Turespaña según el cual el 93% de los turistas japoneses que vienen a España lo hacen por razones culturales. En 2004 se hospedaron en hoteles de la región 127.900 ciudadanos de Japón, el séptimo país emisor de turistas hacia Madrid.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS