Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Diosdado vuelve a subirse a un escenario para realizar un intenso monólogo

Desdoblada en varios personajes, en un monólogo intenso, el regreso de Ana Diosdado al escenario, después de 16 años de ausencia como intérprete, se produjo el viernes y el sábado en el teatro Liceo de Salamanca con la obra Óscar o la felicidad de existir, dentro del Festival Internacional de las Artes. El espectáculo está dirigido por Juan Carlos Pérez de la Fuente y es estreno en España.

Óscar o la felicidad de existir es una adaptación de Oscar et la dame rose, del francés Eric-Emmanuel Schmitt, obra en la que se desarrolla la relación entre un niño de diez años, enfermo de cáncer en estado terminal y al que le quedan escasos días de vida, Óscar, y una voluntaria que le hace compañía en el hospital, Mami Rosa.

El director, productor y adaptador de la obra, Juan Carlos Pérez de la Fuente, señala que sobre el escenario se establece un cruce de sensaciones mientras se plantea "la historia de la inocencia perdida, que al final devuelve las ganas de vivir". Con el humor que aletea durante toda la obra, la relación entre el niño y la mujer permite recorrer "territorios de los que a veces nos aleja la edad adulta". En opinión de Pérez de la Fuente, Ana Diosdado ha tenido que hacer frente a "un trabajo dificilísimo, con un personaje inquietante en un monólogo en el que, a la vez, tiene que desdoblarse en muchos personajes", una decena de papeles, uno de los cuales es el del Óscar, el niño enfermo al que acompaña en el hospital.

Miedo

Precisamente, en relación con ese personaje, la también autora de obras como Olvida los tambores, además de directora de montajes teatrales, el último, Con las alas cortadas, ha señalado que sobre el escenario ha buscado introducirse "en la piel de Óscar, recuperando al niño que yo fui, porque el instrumento de los actores es su propia persona". Considera tan intensa la obra y tan exigente la pluralidad de personajes, que con ironía la actriz ha indicado: "Cuando deje esta función tendré que hacer terapia para evitar caer en la esquizofrenia". Ana Diosdado dice tener cierta sensación de "miedo" ante el desafío que supone la sucesión de papeles y sus matices, mientras que Pérez de la Fuente ha precisado que "si ella no hubiera dicho que tenía miedo, el miedo lo hubiera sentido yo". Inicialmente, se había pensado en María Jesús Valdés para hacerse cargo del monólogo, que fue creado por Danielle Darrieux cuando se estrenó la obra en París en 2003.

A partir del mes de septiembre, la producción de Juan Carlos Pérez de la Fuente comenzará su gira por todo el país, con presencia en los festivales de Castellón y Valladolid, además del Festival de Otoño de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 2005