Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
2M12 | La carrera olímpica

Rogge: "No hay precedentes de una lista de aspirantes tan prestigiosos"

El desembarco olímpico en Singapur, una isla de casi 700 kilómetros cuadrados y 4,4 millones de habitantes de mayoría china, que dejaron la metrópoli a principios de siglo XIX y la han convertido en un estricto emporio económico, se ha generalizado el fin de semana, pero con diferencias marcadas. Lo mismo que los ejecutivos de las ciudades candidatas a los Juegos de 2102 se han adelantado a los políticos y al resto de acompañantes para preparar el terreno de los contactos en la recta final, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, y los integrantes de la comisión ejecutiva, llegaron ayer, por delante de la mayoría de los miembros, pues el verdadero cerebro del COI tendrá sus reuniones mañana y pasado. El martes quedará como una especie de día de reflexión y sólo por la noche se celebrará la habitual apertura-espectáculo de la 117ª Sesión, que al día siguiente, en su primera jornada, elegirá la sede de los Juegos de 2012.

La elección será la gran atracción, pero no la única. La comisión ejecutiva no tiene problemas ya con la carrera de París, Madrid, Londres, Nueva York y Moscú, pero el viernes 8 aún tendrá que lidiar con el espinoso asunto del programa olímpico. En principio, no se espera que salga ningún deporte para que entren otros en las votaciones previstas (esperan el golf, el rugby a 7, el karate, el patinaje sobre ruedas y el squash), pero las federaciones internacionales olímpicas se han quejado de la forma en que se han planteado las cosas y están con las uñas afiladas.

Rogge, de momento, está encantado del nivel de la elección del día 6 y ayer mismo, nada más llegar al aeropuerto de Changi, volvió a recordarlo: "Nunca había ocurrido algo así. No tiene precedentes una lista de aspirantes tan prestigiosas. Las cinco ciudades son capaces de albergar unos Juegos". Rogge se ha sentido molesto con las acusaciones de que se inclinaba por París y dice que hasta le han reprochado haber ido a Moscú, al cumpleaños de su primer vicepresidente, Vitaly Smirnov, lo que supondría un apoyo tácito a la capital rusa. "Seamos serios", ha comentado. Además añadió: "Las reglas que se han puesto para el proceso son muy estrictas y será limpio, no hay duda. No vamos a cometer los errores del pasado. Confío plenamente en mis colegas, los miembros, y en las gente que dirige los comités de las candidaturas". Quizá en esa línea, le dio un abrazo muy efusivo a Feliciano Mayoral, líder de Madrid 2012, el único representante de las ciudades que estaba a última hora de la tarde trabajando en la apertura de una exposición de carteles del Museo Olímpico en el Raffles City Atrium. Así pudo volver a ver a los miembros de la ejecutiva, algunos de los cuales son potenciales, aunque casi nunca seguros, votantes de Madrid.

Rogge, en la misma línea de piropear por igual a las "cinco grandes ciudades del mundo" sigue aireando sus supuestas dotes de pronosticador al apostar por un resultado muy apretado. Lo ha repetido y parece habérselo aprendido de memoria: "Se llegará a la cuarta ronda y la diferencia entre la primera y la segunda candidata será de menos de 10 votos, no como en Moscú cuando en 2001 Pekín ganó a Toronto por más de 30". Incluso repite: "Podría ser entre cinco y seis". Él, como Juan Antonio Samaranch, su predecesor, no vota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2005